Sunday October 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 


INDICE REFLEXIONES

« PARTE 4 de 6 »

Partes[ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ] [ 5 ] [ 6 ]


LA CENA CON DIOS

Hoy es el día más feliz de mi existencia; invité a cenar a Dios a mi casa, y lo más sorprendente es que aceptó, tal vez porque festejamos la Navidad.
Así que decidí arreglar de forma muy especial la casa. Necesitaba que todo estuviera en perfecto orden. ¡No lo podía creer! ¡Dios va a cenar hoy con mi familia!
Este evento tan especial no se lo comenté a nadie, para que fuera una sorpresa; sólo les pedí que dejaran un lugar en la mesa y, aunque se encontraban un tanto extrañados, lo hicieron.

El tiempo transcurría, la noche se acercaba y acrecentaba mi nerviosismo. Al dar las 8:00 de la noche, los invitados empezaron a llegar: mis padres, mis hermanos, mis primos, mis amigos; ninguno de ellos imaginaba lo que estaban a punto de ver.

Al observar a tanta gente, decidí ir a comprar unos refrigerios; subí al automóvil, y en el trayecto a la tienda de autoservicio, observé a un niño que me pedía una moneda para mal comer; aquel chiquillo me inspiró ternura, y decidí invitarlo a cenar. Se subió al automóvil, y al llegar a la tienda, nos encontramos a una viejecita que me pedía un trozo de pan; sin saber por qué le compré varias cosas para que cenara; en agradecimiento, me dio su bendición, y sentí algo hermoso.

Rumbo a mi hogar, observé a una jovencita que vendía, por pocas monedas, su cuerpo; se encontraba temblando de frío y, cosa extraña, tomé mi saco, me acerqué y la cobijé con él; le dejé mi tarjeta para que me visitara después, ofreciéndole un buen trabajo, y le pedí que no siguiera vendiendo su cuerpo. Además, le regalé mis refrigerios; la chica sólo sonrió, se enjugó una lágrima, y partió feliz a su hogar. Al final, llegué sin nada a mi casa.

Mi niño invitado, después de bañarse y estrenar una ropita que le regalaron mis hijos, platicaba feliz con ellos. El tiempo transcurría, y Dios no llegaba.
Se sirvió la cena, y ahí estaba su lugar vacío, donde senté al niño. Mi familia estaba orgullosa de mí, pues creían que esa era la sorpresa, pero en realidad era otra.

Dios nunca llegó y, antes de dormir, me encerré en mi cuarto y le reclamé sollozando:
- Dios, tú me prometiste que cenarías en mi casa ¿por qué hiciste esto, por qué me fallaste?

Y Dios, con su voz hermosa me contestó:
- Hijo mío, yo cené en tu casa, y siempre estuve a tu lado; cuando compartiste el pan con
aquella viejecita de la tienda, y ayudaste a cobijar a esa pobre jovencita ¿acaso no lo recuerdas?

- Pero Dios, no te vi -respondí. Estuve disfrutando contigo la dicha de tus padres, tus amigos, tu familia, jugando con tus hijos, compartiendo el orgullo de tu familia por ti, y claro que cené con ustedes.

- Pero no te vi -volví a responder. ¿Recuerdas aquel niño al que invitaste a cenar, y sentaste en aquel lugar vacío? -Sí. - Pues ahí, en él estuve yo. Rápido, corrí a ver al niño invitado y, sorpresivamente, ya no estaba; desde entonces, cada Navidad invito a un niño a cenar a mi hogar. Juntos nos divertimos, y rezamos el "Padre nuestro".

Recuerda que Dios está contigo en tus buenas acciones; consérvalo a tu lado. Si quieres conocer a Dios, mira a tu alrededor; lo verás jugando en los niños, y sonriendo en las flores. Lo que Dios busca es tu corazón, más que tu ofrenda.

"No mires hacia lo que pueda pasar mañana, nuestro Padre te protegerá del sufrimiento, o te dará la fortaleza para soportarlo" Dios es el comienzo, el medio y el fin.

 
     
   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com