Sunday August 20,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 


INDICE REFLEXIONES

« PARTE 4 de 6 »

Partes[ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ] [ 5 ] [ 6 ]


REGAÑOS

Cuando ya no esté yo a tu lado, quiero que recuerdes mis regaños, aquellos sermones tediosos y cansados, de tus tiernos y dulces años.
Cuando te decia que eras diferente, que con nadie te debias jamás comparar, que eras el gran líder de tu mente, que ese era el gran secreto para triunfar.

Cuando el mundo trate de convencerte que debes ser igual a los demás, siente lástima de su torpe mente y recuerda aue tú puedes ser mucho más.
Cuando te ofrezca droga algún amigo y la tentación ataque, tu humana debilidad, recuerda lo que siempre yo te digo... ¡Los seguidores... no tienen voluntad!
Cuando te sientas sólo y agotado y se cansen tus ganas de luchar, recuerda hijo mio, que lo más bello, es lo más difícil de alcanzar.

Cuando el destino luzca inclemente y seas del dolor y la traición testigo, refugíate en la fortaleza de tu mente y usa tu inteligencia como abrigo.
Cuando mi imagen se aleje de tu mente y llegaras a sentir tu alma entristecida; recuerda que en la cruel corriente es donde se encuentra el sentido de la vida.
Cuando se aleje de ti la calma y la corriente se vuelva turbulencia, busca en lo más profundo de tu alma y aferra tu razón a la paciencia.

Cuando se apague el brillo de mis ojos y sea yo sólo polvo en el Universo, quiero que recuerdes mis enojos y los leas nuevamente como versos.
Cuando veas el horizonte nublado y sientas de lo incierto temor... en ese silencio callado recuerda, hijo mio, fueron sólo regaños de amor.

Y no está por demás decirte que: Un Hijo es más que una palabra de cuatro letras;
es espinarte las manos para alcanzar la flor más bella del paraíso, es llorar las lagrimas del mar, es dar sin nunca esperar.

El amor de Madre y Padre es como lo fosforescente, sólo se aprecia cuando todo lo demás está oscuro.
La vida es un juego, hijo. Tú decides: ganar o perder.
Dios te bendice.
 
     
   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com