Tuesday March 28,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MI VIDA EN
NAZARET


Mi vida en Nazaret

Autor: Guliana in Crescio
Fuente: Reina del Cielo

PARTE 1 de 4 »

Partes: [ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ]



000. El silencio de María
se hace palabras

00. Presentación
de la Santísima Virgen

01. A una mamá

02. Mis rosas son las oraciones

03. Tu rosario es tu dolor

04. Os envuelvo con mi manto para daros protección y afecto

05. A todos vosotros que escucháis estas palabras,
os llevo en Mi Corazón

06. Todos mis hijos de la tierra
están en Mi Corazón

07. Para dos sacerdotes

08. Al Padre Gabriel Roschini

09. Os exhorto a hacer coronas de rosas para Mí,
en el amor a Mi Hijo

10. Al Padre Gabriel Roschini en su 50 aniversario de Sacerdote

11. Que el Cielo os reciba a todos, Yo por vosotros intercedo

12. Escuchad Mi voz

13. Recibo como rosas a vuestros pensamientos

14. A un grupo de fieles

15. Rezadme y a los Ángeles
pedidles protección

16. Rezad siempre por nuestra
santa Iglesia

17. A las mamás que han
perdido a su hijo

18. Sois todos mis hijos,
¡hijos de mi corazón!

19. Pensar en Mí es rezar

20. Para Luisito

21. Y vosotros que actuáis, sois las pequeñas luces del mundo

22. Mis apariciones ahogadas

23. Quien ama a Mi Hijo es una ventana abierta de Nuestro Cielo,
y abierta hacia el mundo

24. Jesús nació en la tierra así

25. Todo el dolor del mundo
estuvo en Mí

26. Para el Padre Gabriel

27. Al Padre Roschini

28. Oración y penitencia,
para ayudar a aquellos
que no oran ni aman

29. Para un consagrado

30. Para las Oblatas de Nazaret

31. Vuestros seres queridos
que están ya Conmigo
me llaman mamá

32. Subí al Cielo en aquel
día lejano

33. Es el tiempo de Adviento. Meditad y vivid este tiempo con la atención en el Acontecimiento

34. Vendré con vosotros cuando sigáis a Jesús

35. Para las Hermanas Salesianas de los Sagrados
Corazones

36. Para las Oblata

37. Para las Oblatas de Nazaret

38. El mundo tiene necesidad
de luz, ¡la luz es la fe!

39. Soy la Inmaculada Concepción

40. Para las Oblatas de Nazaret

41. Para un sacerdote Dominico

42. Os pido oraciones
para el mundo

43. Es más importante
el alma que la carne

44. Mamá, lo que tú me pides,
Yo lo atiendo

45. Es para las Oblatas
de Nazaret

46. Subir al Cielo es la felicidad más grande

47. Vuestros pensamientos
los ofrezco a Jesús

48. Sed luces del mundo

49. Cuanto más amor se da,
más amor se recibe

50. Jesús recibe vuestros pensamientos como
si fueran flores

51. Al subir al Reino prometido, mi cuerpo de materia
se transformó en cuerpo glorioso

52. Todas las gentes Me llamarán bienaventurada

53. ... e hizo de Mí el primer cáliz

54. Todos lo miraban, pero
no sabían lo que luego
habría de hacer

55. Immi, tú eres mi Reina

56. Quiero contaros tantas cosas, así Lo amaréis más

57. Jesús fue dado a luz por Dios

58. He vivido aquellos meses
de espera como en un sueño

 

54- Todos lo miraban, pero no sabían
lo que luego habría de hacer


Jesús tenía un pequeño banquito de madera clara, hecho por José. A veces, lo colocaba en un rincón de la habitación y se sentaba pensativo: a veces lo usaba para comer o para beber algo sentado. Vuelvo a verlo así, con una taza más bien grande, llena de leche, sostenida por sus tiernas manitas... ¡Esas manos que habrían de ser perforadas!

Muchos dicen que hay criaturas que sufren meses o años de males físicos, ¡y que Jesús ha sufrido sólo tres días! Jesús sufrió intensamente durante esos tres días, y durante su tiempo sufrió dolores espirituales desgarradores: cada vez que perdía para siempre a un alma, cuando siendo Dios lo veía, y sufría como sufrís vosotros cuando un ser querido os deja, para venir a Nosotros, o para su purificación.

Jesús sufría por la verdadera muerte de aquellos que no supieron amar, y por la de aquellos que aún están por venir y no sabrán amar. ¿Y sus sacrificios y sus, renuncias de cada día? ¿Quién los conoce?

"Immi, no como este panecillo, lo llevo a aquel niño que vive en el fondo de la calle..."

¡Generosidad de niño, amor de Dios!

"He aquí: ¡esto es mi Cuerpo, esta es mi Sangre!" Había tejido una cortina, con rayas rojas y blancas, el tramado suelto del tejido la hacía transparente:

"¡Qué hermosa cortina, Immi! ¡Mira cómo colorea los rayos del Sol!"

Jesús veía la belleza en todas las cosas, la descubría en un abejorro, una hoja, un rayo de luz. ¡Su corazón misericordioso! Él busca el bien escondido en las almas, para perdonar el mal evidente que está en estas almas, ¡para comprender a las criaturas!

"Immi, muchos hombres parecen malos porque nadie los ama..."

Y Él ama a todos: ¡y a pesar de todo muchos son malos! Dicen que Jesús no sabía escribir... nada dejó escrito: prefirió dejarlo escrito en el corazón de los justos y de los santos: "Amaos los unos a los otros". Sabía escribir... Para, Dios nada es imposible, tampoco el usar una pluma... Y como hombre sabía escribir, le enseñé Yo, que había aprendido en el Templo, pero repito: a Él no le servía el escribir, a Él le importaba que estuviera escrito en los corazones humanos: "¡Amaos los unos a los otros!"

En su manera de hablar fue sencillo y muy profundo. ¡Habló para todos, para los sabios, para los ignorantes, para los grandes y para sus pequeños hijos bienamados de la Tierra! Mi Hijo: ¡el Hombre–Dios! Tenía veinte años y era un joven hermosísimo.

"Ese muchacho parece el hijo de un rey, no de un carpintero..."

Todos lo miraban, pero no sabían lo que luego llevaría a cabo, ni quién era en realidad.

Yo sabía que un día me habría de dejar... Casi todos los hijos dejan su primer hogar. Los hijos son ante todo de Dios y luego de sus padres. Dios lleva a toda criatura más allá del tiempo, devuelve los hijos a quienes se los ha quitado, para un mayor bien.

Mi Hijo, el Hijo unigénito de Dios vivo, que vino para cargar sobre sí los pecados del mundo. Para muchos le resulta difícil creer en su divinidad, dicen que es un profeta... ¿Y los milagros? Para ellos o son leyenda o creen que un día podrán explicarlos con la ciencia... ¿Y el milagro de un hombre, que es Dios, acompañado de hombres ignorantes y comunes, que llevando la verdad al mundo la transmite en los siglos a través éstos?... ¿El milagro de la palabra no escrita por Jesús, pero transmitida por los evangelistas, llevada a través del tiempo, y de otras palabras de la Palabra, que Él ahora os envía, para la última salvación? ¿Y los milagros más importantes: esos invisibles del espíritu?


23 de Noviembre de 1981

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com