Monday August 21,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MI VIDA EN
NAZARET


Mi vida en Nazaret

Autor: Guliana in Crescio
Fuente: Reina del Cielo

PARTE 1 de 4 »

Partes: [ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ]



000. El silencio de María
se hace palabras

00. Presentación
de la Santísima Virgen

01. A una mamá

02. Mis rosas son las oraciones

03. Tu rosario es tu dolor

04. Os envuelvo con mi manto para daros protección y afecto

05. A todos vosotros que escucháis estas palabras,
os llevo en Mi Corazón

06. Todos mis hijos de la tierra
están en Mi Corazón

07. Para dos sacerdotes

08. Al Padre Gabriel Roschini

09. Os exhorto a hacer coronas de rosas para Mí,
en el amor a Mi Hijo

10. Al Padre Gabriel Roschini en su 50 aniversario de Sacerdote

11. Que el Cielo os reciba a todos, Yo por vosotros intercedo

12. Escuchad Mi voz

13. Recibo como rosas a vuestros pensamientos

14. A un grupo de fieles

15. Rezadme y a los Ángeles
pedidles protección

16. Rezad siempre por nuestra
santa Iglesia

17. A las mamás que han
perdido a su hijo

18. Sois todos mis hijos,
¡hijos de mi corazón!

19. Pensar en Mí es rezar

20. Para Luisito

21. Y vosotros que actuáis, sois las pequeñas luces del mundo

22. Mis apariciones ahogadas

23. Quien ama a Mi Hijo es una ventana abierta de Nuestro Cielo,
y abierta hacia el mundo

24. Jesús nació en la tierra así

25. Todo el dolor del mundo
estuvo en Mí

26. Para el Padre Gabriel

27. Al Padre Roschini

28. Oración y penitencia,
para ayudar a aquellos
que no oran ni aman

29. Para un consagrado

30. Para las Oblatas de Nazaret

31. Vuestros seres queridos
que están ya Conmigo
me llaman mamá

32. Subí al Cielo en aquel
día lejano

33. Es el tiempo de Adviento. Meditad y vivid este tiempo con la atención en el Acontecimiento

34. Vendré con vosotros cuando sigáis a Jesús

35. Para las Hermanas Salesianas de los Sagrados
Corazones

36. Para las Oblata

37. Para las Oblatas de Nazaret

38. El mundo tiene necesidad
de luz, ¡la luz es la fe!

39. Soy la Inmaculada Concepción

40. Para las Oblatas de Nazaret

41. Para un sacerdote Dominico

42. Os pido oraciones
para el mundo

43. Es más importante
el alma que la carne

44. Mamá, lo que tú me pides,
Yo lo atiendo

45. Es para las Oblatas
de Nazaret

46. Subir al Cielo es la felicidad más grande

47. Vuestros pensamientos
los ofrezco a Jesús

48. Sed luces del mundo

49. Cuanto más amor se da,
más amor se recibe

50. Jesús recibe vuestros pensamientos como
si fueran flores

51. Al subir al Reino prometido, mi cuerpo de materia
se transformó en cuerpo glorioso

52. Todas las gentes Me llamarán bienaventurada

53. ... e hizo de Mí el primer cáliz

54. Todos lo miraban, pero
no sabían lo que luego
habría de hacer

55. Immi, tú eres mi Reina

56. Quiero contaros tantas cosas, así Lo amaréis más

57. Jesús fue dado a luz por Dios

58. He vivido aquellos meses
de espera como en un sueño

 

51- Al subir al Reino prometido, mi cuerpo de materia se transformó en cuerpo glorioso


Cuando, subiendo al Reino prometido por Jesús a todos vosotros, mi cuerpo de materia se transformaba en cuerpo glorioso, Yo, Myriam, unida finalmente a Jesús, en la luz del Padre, que será también la luz que os envolverá a vosotros si hiciereis la voluntad de Dios, os miraba a todos con mi pensamiento y a todos os veía: miraba a la humanidad, a vosotros, mis hijos.

No tuve la contaminación del pecado, mi cuerpo no podía corromperse: ¡fui el primer cáliz! Y vosotros pensad en esto: ¡cuánto más purificados estéis de los pecados, más gloria tendréis!

Cuando aparecí en La Salette, en Lourdes, en Fátima, en Garabandal y en Roma, donde aún volveré, ¡siempre os he dicho que améis a Jesús y que lo sigáis! ¡Rezar! Significa muchas cosas: significa amar, testimoniar, obrar, hablar... Significa salvar almas con la oración y con la acción.

¡Mi cuerpo no podía descomponerse! ¡El dogma de la Asunción! No podía morir, porque carecía de pecado, y vosotros, ¡si no pecareis, viviréis!

Subir al Cielo es una sensación que no podéis imaginar, y que todos, si sois puros, probaréis. ¡En vosotros cantará la gloria, que en la tierra no podéis conocer!

Mi cuerpo se transformó y el vuestro será glorioso, al fin, cuando la carne se transformará, y las criaturas estarán así completas. En el Cielo los Santos tienen cuerpo de luz y son felices; cuando tengáis cuerpos de gloria, todo estará completo. Mi Hijo une Su gloria a la gloria del Padre y unidos por el Espíritu, miran, crean, aman: ¡el Misterio Trinitario! Yo, no habiendo pecado, no podía morir.

Meditad estas palabras: ¡no pequéis y no moriréis! Y la gloria estará en vosotros para haceros vivir para siempre. Subiendo al Cielo, cada alma tiene maravillosas sensaciones de felicidad y de libertad. Los Ángeles, espíritus puros, se manifiestan con formas bellísimas:
seres maravillosos, existentes y vivientes. Jesús vino a mi encuentro y para Mí comenzó la Vida. En la tierra inicié aquella vida, porque tuve la más alta misión dada a una mujer, rescatando el pecado de Eva.

Inicié la Vida, cuando Gabriel me anunció lo que Yo debía hacer. Gabriel tenía un rostro y una voz. No era visión del intelecto: fue visión de los ojos y oí claramente aquella voz: "Te saludo, Myriam..."(1)

El tiempo ha pasado desde mi tiempo.

En aquel tiempo vivía en nuestra pequeña casa con José y con Jesús. Una vida sencilla pero intensa, una vida más espiritual que material. El espíritu, en la criatura es mucho más importante que cualquier otra cosa.

Subiendo al Cielo, mi cuerpo se transformaba en cuerpo de gloria, y pensaba también en vosotros, en vuestra felicidad, cuando gocéis esta gloria: ¡la Vida en el Reino prometido!

"¡Mi Reino no es de este mundo! Immi, vendrán muchos hombres, que creerán en un reino de la tierra: ¡y otra cosa no verán!"

"Lo sé, Hijo, y sé que Tú has venido también por éstos: ¡los más pobres, los más necesitados de ayuda, los más solos, aunque sean ricos y poderosos!"

"¡Immi, en el curso del tiempo, usaré instrumentos humanos, para seguir redimiendo, para hacerme aún conocer!"

"¡Lo sé, Takiní, la Redención no terminará Contigo, continuará Conmigo, y después con aquellos que nos amarán!"

"Immi, la Redención es amor y el amor no termina: viene del alma y el alma no termina".


Campo Felice, 15 de Agosto de 1981


(1) Nueva alusión al encuentro con el Arcángel Gabriel y a la Anunciación de la primera venida del Mesías - Dios
   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com