Monday August 21,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MI VIDA EN
NAZARET


Mi vida en Nazaret

Autor: Guliana in Crescio
Fuente: Reina del Cielo

PARTE 1 de 4 »

Partes: [ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ]



000. El silencio de María
se hace palabras

00. Presentación
de la Santísima Virgen

01. A una mamá

02. Mis rosas son las oraciones

03. Tu rosario es tu dolor

04. Os envuelvo con mi manto para daros protección y afecto

05. A todos vosotros que escucháis estas palabras,
os llevo en Mi Corazón

06. Todos mis hijos de la tierra
están en Mi Corazón

07. Para dos sacerdotes

08. Al Padre Gabriel Roschini

09. Os exhorto a hacer coronas de rosas para Mí,
en el amor a Mi Hijo

10. Al Padre Gabriel Roschini en su 50 aniversario de Sacerdote

11. Que el Cielo os reciba a todos, Yo por vosotros intercedo

12. Escuchad Mi voz

13. Recibo como rosas a vuestros pensamientos

14. A un grupo de fieles

15. Rezadme y a los Ángeles
pedidles protección

16. Rezad siempre por nuestra
santa Iglesia

17. A las mamás que han
perdido a su hijo

18. Sois todos mis hijos,
¡hijos de mi corazón!

19. Pensar en Mí es rezar

20. Para Luisito

21. Y vosotros que actuáis, sois las pequeñas luces del mundo

22. Mis apariciones ahogadas

23. Quien ama a Mi Hijo es una ventana abierta de Nuestro Cielo,
y abierta hacia el mundo

24. Jesús nació en la tierra así

25. Todo el dolor del mundo
estuvo en Mí

26. Para el Padre Gabriel

27. Al Padre Roschini

28. Oración y penitencia,
para ayudar a aquellos
que no oran ni aman

29. Para un consagrado

30. Para las Oblatas de Nazaret

31. Vuestros seres queridos
que están ya Conmigo
me llaman mamá

32. Subí al Cielo en aquel
día lejano

33. Es el tiempo de Adviento. Meditad y vivid este tiempo con la atención en el Acontecimiento

34. Vendré con vosotros cuando sigáis a Jesús

35. Para las Hermanas Salesianas de los Sagrados
Corazones

36. Para las Oblata

37. Para las Oblatas de Nazaret

38. El mundo tiene necesidad
de luz, ¡la luz es la fe!

39. Soy la Inmaculada Concepción

40. Para las Oblatas de Nazaret

41. Para un sacerdote Dominico

42. Os pido oraciones
para el mundo

43. Es más importante
el alma que la carne

44. Mamá, lo que tú me pides,
Yo lo atiendo

45. Es para las Oblatas
de Nazaret

46. Subir al Cielo es la felicidad más grande

47. Vuestros pensamientos
los ofrezco a Jesús

48. Sed luces del mundo

49. Cuanto más amor se da,
más amor se recibe

50. Jesús recibe vuestros pensamientos como
si fueran flores

51. Al subir al Reino prometido, mi cuerpo de materia
se transformó en cuerpo glorioso

52. Todas las gentes Me llamarán bienaventurada

53. ... e hizo de Mí el primer cáliz

54. Todos lo miraban, pero
no sabían lo que luego
habría de hacer

55. Immi, tú eres mi Reina

56. Quiero contaros tantas cosas, así Lo amaréis más

57. Jesús fue dado a luz por Dios

58. He vivido aquellos meses
de espera como en un sueño

 

55- Immi, tú eres mi Reina


Bajo la Cruz, Jesús me confió a la humanidad, mirando el rostro y el alma de Johanan. Y a mí me encomendó a Johanan:

"¡He ahí a tu Madre! ¡He ahí a tu hijo!"

Y ahora soy Madre de todos vosotros, Johanan es para Mí como sois vosotros; pedidme a Mí, Yo pediré a Jesús. Jesús está en la Trinidad y quien lo ve a Él, ve al Padre, y el Espí­ritu Consolador los une. Por este motivo fue hombre y Dios en la Tierra. Cuando muchacho se divertía trabajando con el hacha y sus brazos se hacían fuertes: "¡Immi, para Mí, este no es un trabajo, sino un juego!..." Un día hizo una silla toda labrada. "¡Immi, éste es tu trono, porque Tú eres mi Reina!"

De noche, cuando todo era silencio, Jesús se sentaba a la mesa después de nuestra cena y nos hablaba a Mí y a José de los grandes misterios:

"Dios no es Uno, y al mismo tiempo es Uno, pero en tres Personas; es como si de un corazón surgiera otro corazón y un rayo de luz los uniera. Yo siempre he estado en el Padre, y me he desprendido del Padre para hacerme hombre y Verbo, y Nuestro Espíritu ilumina y procede de Uno a Otro".

Afuera se sentían voces de muchachos: Jesús interrumpía su explicación:

"Immi, ¿puedo ir a hacer una carrera con mis amigos?"
Verdadero hombre, verdadero Dios... Sé que para vosotros es difícil comprender cómo puede ser todo esto: es la belleza del misterio. De noche en el verano, o en las calurosas primaveras, cuando las voces juveniles interrumpían el silencio, Él me preguntaba:

"Immi, ¿puedo ir a hacer aunque sea una carrera con mis amigos?"

Trabajaba muy bien y aquellos que encargaban trabajos a José y a Jesús estaban muy contentos con su honestidad:

"Aquel otro carpintero pide mucho más y no trabaja tan bien..."

¡La honestidad! Ya no hay mucha honestidad desde que la humanidad ha conocido el dinero, ¡y no sabe cuánto mal hace al alma, el querer procurarlo a través del engaño y la deshonestidad! Dicen que el dinero es muy necesario y que importa mucho el tenerlo, pero para ellos no importa lo que es más precioso: el alma.

Cuando Jesús partió, para ir al mundo a predicar y hacer milagros, para redimir, fue esa una noche que jamás olvidé en el transcurso del tiempo (que ahora aquí es distinto: no hay tiempo, se puede entonces olvidar o recordar: la dimensión es otra).

Toda la noche estuvimos levantados conversando. Jesús me dijo: "Immi, mi humanidad me hace sentir muy triste, llora mi corazón por tener que dejarte, en cambio, mi divinidad me hace sentir feliz: llevaré almas al Reino de donde yo vengo: ¡un Reino de paz y de luz!"

Coloqué un pan en su alforja y no llevó nada más consigo.
"Solamente voy con el amor al mundo, e iré a llevarlo a los hombres. ¡Así caminaré más ligero!..."

Y Yo permanecí contemplando aquel sendero por donde había partido... ¡A la luz del amanecer se apagaba la última estrella! Nuestro pensamiento permaneció unido, el pensamiento proviene del alma y el alma de una ­madre y de su hijo se hablan también a distancia; y también de un mundo a otro, si lo quiere el Padre Celestial. ¡Si el amor es grande, vence al tiempo, a la lejanía y a toda dimensión!

¡Es el amor verdadero y profundo! ¡Cuándo Jesús vuel­va a la tierra, lo buscará en vuestros corazones!

25 de Noviembre de 1981

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com