Tuesday May 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MI VIDA EN
NAZARET


Mi vida en Nazaret

Autor: Guliana in Crescio
Fuente: Reina del Cielo

PARTE 1 de 4 »

Partes: [ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ]



000. El silencio de María
se hace palabras

00. Presentación
de la Santísima Virgen

01. A una mamá

02. Mis rosas son las oraciones

03. Tu rosario es tu dolor

04. Os envuelvo con mi manto para daros protección y afecto

05. A todos vosotros que escucháis estas palabras,
os llevo en Mi Corazón

06. Todos mis hijos de la tierra
están en Mi Corazón

07. Para dos sacerdotes

08. Al Padre Gabriel Roschini

09. Os exhorto a hacer coronas de rosas para Mí,
en el amor a Mi Hijo

10. Al Padre Gabriel Roschini en su 50 aniversario de Sacerdote

11. Que el Cielo os reciba a todos, Yo por vosotros intercedo

12. Escuchad Mi voz

13. Recibo como rosas a vuestros pensamientos

14. A un grupo de fieles

15. Rezadme y a los Ángeles
pedidles protección

16. Rezad siempre por nuestra
santa Iglesia

17. A las mamás que han
perdido a su hijo

18. Sois todos mis hijos,
¡hijos de mi corazón!

19. Pensar en Mí es rezar

20. Para Luisito

21. Y vosotros que actuáis, sois las pequeñas luces del mundo

22. Mis apariciones ahogadas

23. Quien ama a Mi Hijo es una ventana abierta de Nuestro Cielo,
y abierta hacia el mundo

24. Jesús nació en la tierra así

25. Todo el dolor del mundo
estuvo en Mí

26. Para el Padre Gabriel

27. Al Padre Roschini

28. Oración y penitencia,
para ayudar a aquellos
que no oran ni aman

29. Para un consagrado

30. Para las Oblatas de Nazaret

31. Vuestros seres queridos
que están ya Conmigo
me llaman mamá

32. Subí al Cielo en aquel
día lejano

33. Es el tiempo de Adviento. Meditad y vivid este tiempo con la atención en el Acontecimiento

34. Vendré con vosotros cuando sigáis a Jesús

35. Para las Hermanas Salesianas de los Sagrados
Corazones

36. Para las Oblata

37. Para las Oblatas de Nazaret

38. El mundo tiene necesidad
de luz, ¡la luz es la fe!

39. Soy la Inmaculada Concepción

40. Para las Oblatas de Nazaret

41. Para un sacerdote Dominico

42. Os pido oraciones
para el mundo

43. Es más importante
el alma que la carne

44. Mamá, lo que tú me pides,
Yo lo atiendo

45. Es para las Oblatas
de Nazaret

46. Subir al Cielo es la felicidad más grande

47. Vuestros pensamientos
los ofrezco a Jesús

48. Sed luces del mundo

49. Cuanto más amor se da,
más amor se recibe

50. Jesús recibe vuestros pensamientos como
si fueran flores

51. Al subir al Reino prometido, mi cuerpo de materia
se transformó en cuerpo glorioso

52. Todas las gentes Me llamarán bienaventurada

53. ... e hizo de Mí el primer cáliz

54. Todos lo miraban, pero
no sabían lo que luego
habría de hacer

55. Immi, tú eres mi Reina

56. Quiero contaros tantas cosas, así Lo amaréis más

57. Jesús fue dado a luz por Dios

58. He vivido aquellos meses
de espera como en un sueño

 

53- ... e hizo de Mí el primer cáliz


Durante aquel viaje rumbo a Egipto tuvimos distintas peripecias: fue un viaje fatigoso y Jesús a menudo lloraba. ¡El llanto del mundo! Él, Aquel que vino para consolar a la humanidad, lloró desde niño como todos.

Desde niño Jesús se preparaba para la predicación:

silencioso y atento, escuchaba al Padre que lo había enviado. Y Él, que desde la eternidad existió en el Padre, vino e hizo de mí su primer cáliz. Era un niño dulce y también vivaracho, tenía mucha fantasía para jugar con los pocos juguetes hechos por Joseph: caballitos y carritos de madera, virutas con las que hacía cadenas y otras cosas de ese tipo. Jesús colocaba los caballitos en fila e imaginaba largos viajes. Cuando vinieron los Magos, fue Él el primero que los descubrió:

"Immi, Immi, ¡llegan hombres con caballos y camellos! ¡Vienen hacia nosotros, Immi!..."

Para entonces hablaba muy bien, aunque ya desde los primeros meses de su vida terrenal supo pronunciar algunas palabras. Teníamos un pequeño huerto que nos daba mucha verdura.

Jesús ayudaba a José a sembrar. ¡El sembrador! Sus palabras: semillas de vida eterna. Vuelvo a ver a Jesús en la huerta, es muy pequeño, con sus piernecitas redondas, su cabecita ensortijada y de oro rojizo. ¡El hombre Dios! Y cuando los doctores del Templo le hicieron preguntas sobre la Escritura, Él respondió lleno de sabiduría y ellos quedaron estupefactos. Nos contó luego todos los detalles: "¿Cómo puede un niño saber tantas cosas que no sabemos nosotros?"

"¿Quién es este muchacho? Tiene un rostro con una mirada penetrante y sus ojos son luminosos..."

Jesús tenía una mirada que observaba hasta más allá de lo que veía. "Yo conozco todo de vosotros, incluso vuestros pensamientos futuros". ¡Dios de Dios! Y me ayudaba en los quehaceres domésticos y lo hacía con alegría.

Cuando Él se hizo hombre, un día nos invitaron a Caná para un banquete de bodas: "Immi, me pondré la mejor túnica por respeto a los huéspedes".

Cuando lo miré para pedirle aquel milagro, Él lo hizo por aquella mirada mía suplicante: "¡No tienen ya vino!"
"No tienen ya fe". Todavía ahora en Su Reino, donde estamos juntos y felices, Yo lo miro suplicante y por vosotros le pido ayuda.

"¡No tienen ya fe, Hijo mío!". "Immi, los seguiré ayudando, ya que tú lo deseas. ¡Me manifestaré al mundo, mandaré señales...! Como en Caná tenían sed de vino, así ahora el mundo tiene sed de fe".

"Hijo, ayúdalos, ¡no tienen ya fe y no saben de qué tienen sed!". "¡Immi, tienen sed, tienen hambre, tienen frío! ¡Los ayudaré!"

Y estas mis palabras son también ayuda, y lo son Sus palabras, y son Sus manifestaciones a los pequeños, y son mis apariciones en varios sitios: Fátima, Lourdes, Garabandal, Montichiari, Roma, y en estos días ¡aún en tierras más lejanas! Y nos mostramos también en lo íntimo, en lo más secreto de muchas almas.

Tejí para Jesús jovencito una túnica roja, me acuerdo de ella, su trama era gruesa y suave: "Immi, ¡con esta túnica me parece estar vestido como un Rey!" El Rey de reyes, el pobre de la tierra. ¡Aquel que posee dentro de sí todos los tesoros!

21 de Noviembre de 1981

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com