Thursday July 20,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MEDITACIONES

Jesus Meditando


»Padre Nuestro


»¿Los jóvenes de este Siglo ¿Son educados?

»Ahora lo Entiendo

»El secuestro no
es castigo de Dios

»Mi hermosa Niña de Galilea

»Benedicto XVI, a corazón abierto

»¿Es malo desear la muerte?

»¿Realmente existe el demonio?

»El actor de la película La Pasión atribuye su papel a Medjugorje

»¿Existe Dios?

»Carta de un Sacerdote

»María y los Santos.
¿Qué dijeron los santos acerca de la Virgen María?

»El culto a la santa muerte

»La liberación no es lo que prometía

»Un acto de amor al prójimo.
¡Dios nunca olvida!

»Una marca inborrable en mi vida

»¡Gracias por ser sacerdote!

»La Fiesta de la Misericordia

»Obediencia / Desobediencia

»María, Reina de Misericordia

»María libra del infierno a sus devotos

»¡Oh Dulce Virgen María!

»María alivia a los suyos las penas del purgatorio y les saca de ellas

»¿Y por qué faltar a misa el domingo es pecado?

»15 Razones del por qué el yoga es sumamente peligroso

»Por qué el Yoga, en la filosofía y en la práctica, es incompatible con el Cristianismo

»La Virgen derrama lágrimas en Ucrania

»Nuestro ángel de la guarda

»El corazón y la ciencia

»La soledad compañera
de la vida

»María, Causa de nuestra alegría

»El Poder olvidar, don de Dios

»María ha subido al cielo
en cuerpo y alma

»En nosotros está la lámpara maravillosa


»Una luz en la noche


»Ahora Cristo es más mío


»Entrevista con San Pedro
y San Pablo


»¿Son compatibles? Yoga y Cristianismo


»¿Estamos abiertos al Evangelio?


»Reina y Madre de sus
queridos hijos

»Los santos cuerpos incorruptos

»Cuando sufrir es bello

»Cada uno de nosotros es
un grano de trigo

»Jesús, la mejor opción en la vida

»Eucaristía y Sagrario

»En la frente... una cruz de ceniza bendecida

»Dejar que Cristo entre en corazón

»El ayuno, don total de
uno mismo a Dios

»Ante la presencia de Jesús ...un consolador recuerdo

»Que Nunca nos falte María

»La más tierna de las madres y la más poderosa de las Reinas

»La Noche Vieja

»Dios de Dios, Luz de Luz

»La Guadalupana, tu madre

»El clamor del Adviento

»Meditación ante el Santísimo Sacramento

» El Espíritu en acción, los carismas del Espíritu Santo

» Dios esta dónde le dejan entrar

» Obediente hasta la cruz

»¡Aquí estás presente, Señor!


» Vive, ama y perdona ¡ya!


»Con María, y un rosario
antes de Misa

»Reina y Madre de sus queridos hijos

»María es inmensamente
feliz en el cielo

»Madre enséñame a orar contigo
y como Tú lo hacías

»Los éxitos del Hijo son
también de su madre



»María, ahora es todo luz 



»Aceptó ser madre tuya por siempre 

»El amor más entrañable
ahí está por ti
 

»Creo en la misericordia divina

»Jesucristo Sacerdote

»María, la que más conoce y
mejor puede enseñar


»Presencia de Jesús y María
en nuestra vida


»Dulce huésped del alma

»Con María...esperado Pentecostés

»Enséñanos, María a aceptar
sin preguntar


»María te ofrece al Hijo de Dios

»No he venido a ser servida
sino a servir


»¡Gracias, por haber dicho que sí!

»El cielo es tuyo Subes o te quedas

»San José, hombre de trabajo

»Vocaciones y oración

»Cristo se deja llevar por
el Espíritu Santo


»Reír, sonreír y amar

»Tu actitud es más importante
que los hechos


»Eucaristía y compromiso de caridad

»La providencia de Dios

»Lo que Cristo quiere ser para ti

»Lo que ella sabía que su hijo cruzaba la hora más amarga

»Solemnidad del Cuerpo y
Sangre de Cristo


»Dolor, humillación y gloria
de las espinas




 
Autor: Patricia Renneberg de Ruiz: Fuente: Catholic.net

Una marca inborrable en mi vida


Jesus enseñando a la muchedumbreTodo lo que sucede en la vida es para bien. Dios tiene su tiempo para cada alma. El tiempo de mi papa, fue un regalo para él, para mi madre y para mí.

Segundo lugar del Concurso "Anécdotas de un sacerdote"

Deseo contarles la experiencia que viví durante mi infancia, que trazo una marca imborrable en mi vida, resumida en estas palabras:

Por medio de un sacerdote muy santo y humano, se sirvió mi Señor para conseguir la conversión de mi padre. Desde mis 4 años, mi madre antes de acostarme a dormir, juntaba mis manos y de rodillas, al pie de mi cama, me hacia repetir estas palabras:

Jesús mi Señor Misericordioso, te pido la conversión de mi papito.

No entendía sus palabras, solo cuando cumplí 7 años, se sentó a mi lado, y me dijo: quiero explicarte esta suplica que hacemos todas las noches. Papito, hace muchos años que no va a Misa, no comulga, está lejos de Jesús. Vamos a pedirle que nos ayude a encontrar los medios y la forma de acercarle a Jesús.

Así paso un tiempo, el tiempo del Señor, hasta que un día cuando tenía 14 años, nombraron de capellán de mi colegio, un sacerdote, a quien admiraba por la forma de decir la Misa y lo humano que era en el momento de la confesión.

En sus homilías siempre nos comunicaba como debíamos hacer de JESUS EUCARISTIA, y de la Misa, la raíz de nuestra vida cristiana.

Explicaba con amor, como debía ser nuestro ofrecimiento de obras diariamente al levantarnos de la cama, y nuestro examen por la noche, preguntándonos que cosas podríamos hacer con más amor, al día siguiente. Y nos enseñaba como aprender a pedirle perdón a Jesús, por las cosas que no quedaron bien hechas.

Un día le comente a mi madre acerca del padre Alfonso Miranda, y ella me dijo enseguida: dile que venga a nuestra casa a bendecirla y seria esta una ocasión especial para que dialogue y conozca a tu papito. El sábado siguiente, el padre visito mi hogar. La impresión de papá fue grande, pero fue muy cortés y sincero su comportamiento. El padre, supo conversarle y con la profundidad y sencillez de sus palabras, entabló una hábil conversación y rápidamente quedó programada una próxima visita.

Quiero resaltar la forma tan humana, y llena de Dios del padre Alfonso, que poco a poco fue tocando el corazón y el alma de mi padre. Repetía varias veces, que oráramos mucho, con gran intensidad, sin desfallecer, que el poder de la oración era grandísima y que mi Señor, no se quedaba con nada de lo que le pedíamos.

El padre Alfonso repetía hasta el cansancio, que la oración nos iba acercando y profundizando cada día más, el trato con mi Señor.

Así pasaron como 6 meses, hasta que un día mi padre expresó: hoy quiero hacer una confesión especial con el padre Alfonso, así que ustedes (mi madre y yo), no vayan a la sala, déjenme solo con él.

Ese día sentimos que El Espíritu Santo cubría nuestro hogar.

Rompimos en llanto, al observar la emoción de papá, al finalizar su encuentro con el padre Alfonso. A partir de ese día, no dejo nunca de ir a misa todos los domingos y de acercarse a recibir a JESUS EUCARISTIA.

El padre Alfonso me enseño a tratar a Jesús de tu a tu, como mi mejor amigo, que me ayudará a llegar a conocer al Padre, a sentir que somos sus hijos, que todo lo que me sucede en la vida es para bien. Dios tiene su tiempo para cada alma. El tiempo de mi papa, fue un regalo muy grande para su alma, para mi madre y para mí.

Gracias al padre Alfonso, instrumento puesto por mi Señor, mi padre recibió la gracia para comprender nuestra fe Católica.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com