Wednesday April 23,2014
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 


INDICE REFLEXIONES

« PARTE 2 de 6 »

Partes[ 1 ] [ 2 ] [ 3 ] [ 4 ] [ 5 ] [ 6 ]


A UN PADRE AUSENTE

Hombre que simboliza un faro que esparce su luz desde el acantilado de la vida, con el firme compromiso de orientar el rumbo de las barcas que son sus hijos; sostén y firmeza amorosa para la esposa a la que considera una playa tranquila, donde resguarda en la arena dorada de su vida el cofre de tesoros propiedad de su familia; cirio perpetuo que se gasta diariamente al alumbrar las tinieblas que amenazan confundir los amaneceres de su grey amada; un libro de evangelios, donde se mezclan el honor y la sabiduría; hombre a imagen y semejanza de un sol que, esplendoroso brilla en los días nublados que pintan de tristeza en ocasiones la mustia soledad de nuestro rostro.

Y así, como pude pincelar el hermoso lienzo de una madre, hoy, la vida me reclama enmarcar la imagen de un padre, al que veo como el crisol donde se forma un carácter, un destino, un compromiso.

PADRE..., compañero de mis años infantes, la página donde encuentro integridad y fortaleza; amigo de siempre nacido de mi alma. Así te contemplo en mi acuarela humana.

PADRE..., la mano firme que labró mis pasos; el abrazo fraterno que me dio confianza; la risa amorosa que sirvió de base para creer por siempre en virtudes tantas.

PADRE..., recuerdos cercanos al sentir tus manos cuando se enlazaron con las mías, y juntos tomamos senderos de luz donde me ofreciste ver nacer el sol.

PADRE..., la palabra firme que marcó los rumbos, el noble cincel que labró en la piedra de mi vida misma, el rostro y la imagen de amor y de justicia.

PADRE..., fulgor de luz dorada que se filtró en mi infancia para alumbrar el mundo de tantas fantasías.

PADRE..., mi compañero fiel en noches vagabundas donde hicimos cautivos a errantes luceros, colgando en mi pecho una luna de plata.

Así te recuerdo, como una muralla protegiendo mi vida, como un poema dorado de amor, como marino viviendo tormentas y llevando mi barca a puertos tranquilos.

PADRE..., ejemplo viviente de bondades tantas; holocausto diario ofrecido a Dios; el molde mundano donde quiso Dios configurar a un hombre y nombrarlo: PADRE.

Hoy voy a ofrecer mi profunda admiración por tu grandeza, mi rostro humedecido por tu ausencia; mis manos temblorosas que te buscan para  estrechar las tuyas, para besar tu rostro y revivir tu tiempo.

Hoy, voy a regresar el libro de mi vida, para poder sentirte presente aún estando muerto, para que pueda beber la luz de tu alma que me ofreciste antes de internarte en los silentes jardines de Dios.

Como hijo, te refrendo mi cariño; como padre, te considero mi evangelio; como hombre yo presiento que no has muerto porque vives en la plenitud de mis recuerdos.

Me enseñaste a caminar por los senderos claros y verticales y reclamaste corrección de rumbos equivocados cuando la brújula de tu conciencia marcaba escollos anunciando tragedias; creciste a mi lado, bebiste mis cielos cuando en la montaña de ensueños forjados escuché latir tu corazón emocionado.

Así te recuerdo, como luna en noches de insomnio; como un sol radiante en bruma de hastío y aunque siento frío al notar tu ausencia, tu tibio recuerdo reconforta mi alma.

Tu voz siempre firme, tu rostro como un sol de primavera, tus manos como alas de viento buscando nuevos cielos donde enseñarme a volar; tus pasos dejando una huella eterna en mares profundos, en ríos convulsos, en vientos hirientes, en fríos desiertos.

Jamás te llevaré flores de olvido al camposanto, porque vives en mi alma que es tu santuario; no te lloraré como lluvia arrepentida, porque te siento vivo latiendo en mi ser.

Considero conveniente compartirles algunos fulgores de luz que nacen de un gran hombre, el   PADRE,   el que nada pide porque todo lo da, el que no reclama porque todo lo ama, ese sol pleno que radiante nos acompaña cuando de pronto se nubla el cielo en nuestra vida, y entibia nuestra soledad cuando ya se ha ido tomado de la mano por la clara noche que conduce a la eternidad.

Si Dios te permite hoy disfrutar la presencia de tu PADRE, procura retener en tu vida la magia de su mirada, porque después... cuando ya tan sólo sea la fotografía de una imagen venerada, sentirás la ansiedad que provoca imaginarse un libro cerrado, con páginas en blanco, donde no pudimos escribir líneas de amor y cercanía con él.

Es verdad, si ya eres un hombre o mujer con tus propios hijos, ahora más que nunca debes consultar ese libro de sabiduría que es tu PADRE, donde encontrarás la respuesta viva en su sonrisa franca, porque después, ya tan sólo encontrarás el silencio hiriente de una tumba fría. Si tu PADRE ya es un anciano, compréndelo, apóyalo, ámalo profundamente; porque en el último atardecer de su vida, EL, en su natural metamorfosis, vuelve a ser crisálida de niño que reclama tu atención y cariño, esperando tan sólo subirse a la barca que conduce a la eternidad.

Tu PADRE es un evangelio donde se transfiguran verdades, donde al perder su fuerza física, el DIVINO CREADOR lo compensa con sabiduría, que quiere compartir con cada uno de sus hijos.

Si como hijo aún eres joven, róbale arenas al reloj del tiempo para compartir tu vida, tus éxitos y fracasos con ese hombre que fusionó su amor de PADRE con la MADRE, para ofrecerte un punto de partida.

Pero..., si ese hombre que fue tu PADRE, el que diariamente te prendía su luz de faro para alumbrar tu vida, se ha ido, no bañes su recuerdo con lágrimas arrepentidas, mejor conviértete en el nuevo FAROLERO que haga fulgurar en días de tormenta y noches de soledad en tus hijos, esa luz que se llama: AMOR,   TERNURA   Y COMPRENSIÓN.

 
     
   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2014 Maria Luz Divina
Impulsada por: SuperEmprendedoresOnline.com/Revista