Sunday March 26,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


LIRIOS PERFUMADOS DE SAN JOSÉ
Revelaciones dadas a un Alma  


»  Pasos a seguir

»  Coronilla a San José


1»  Lirio Perfumado de la Divina Voluntad

2»  Lirio Perfumado de la Castidad

3»  Lirio Perfumado de la Prudencia

4»  Lirio Perfumado de la Paciencia

5»  Lirio Perfumado de la Fortaleza

6»  Lirio perfumado del Silencio

7»  El lirio Perfumado del Amor de Dios

8»  El lirio Perfumado del Discernimiento

9»  El lirio Perfumado de la Docilidad

10»  El lirio Perfumado de la Confianza

11»  El lirio Perfumado de la Santa Iglesia

12»  El lirio Perfumado de la Familia

13»  El Lirio Perfumado del Sufrimiento

14»  El Lirio Perfumado de la Buena Muerte

15»  El Lirio Perfumado del Trabajo

16»  El Lirio Perfumado de Entrega al Señor


»  Letanías a San José

»  Oración a San José

 

 

 

10» El lirio Perfumado de la Confianza


Abril 1/09 (2:20 p. m.)

San José dice:

Hijos amados: gran alegría hay en mi corazón porque ha
llegado el día de nuestro encuentro; día en que del cielo
lloverán bendiciones para todos vosotros; día en que
suspenderé por unos momentos mi trabajo de carpintería
para dedicároslo a vosotros, para que nos entretengamos
en nuestro diálogo, en nuestras conversaciones;
conversaciones enriquecidas por la presencia del Espíritu
Santo, conversaciones edificantes, constructivas;
conversaciones que interpelan vuestro corazón al cambio
radical, a un volver vuestros ojos al Señor, a un
rendimiento a su Divina Voluntad, a una consagración a
su Sacratísimo Corazón y por ende al Inmaculado Corazón de María.

Hoy adorné la mesa de espléndidas rosas, de hermosísimos girasoles y de delicados lirios; lirios que os sumergirán en un éxtasis de amor. Lirios que os embellecerán como a uno de los jardines del cielo.

Hijos amados: abrid, pues, vuestro corazoncito. Hoy
plantaré el lirio perfumado de la Confianza. Lirio que os
llevará a creer plenamente en Dios. Lirio que os conducirá
a buscar a Jesús como vuestro amigo, amigo que comparte
vuestras penas y alegrías; amigo que quiere daros lo
mejor, amigo que os alimenta del manjar sólido del cielo,
amigo que os levanta cuando por desventura caéis.

Amigo que vigila vuestro sueño cuando estás enfermo, amigo
incondicional, amigo que todo os lo da sin esperar nada a
cambio. Lirio que hará que pongáis vuestros ojos y
vuestro corazón sólo en el Señor, confiando plenamente
en Él sin reserva. Lirio que os desapegará de los amigos
de ocasión; amigos que están a vuestro lado por lo que
tenéis, mas no por lo que sois; amigos que aparentemente
son vuestros confidentes, vuestros hermanos leales. Lirio
que os desatará de la confianza que hayas puesto en las
creaturas. Lirio que os encaminará al Santo Abandono.

Abandono a la Providencia, abandono al Sagrado Corazón
de Jesús. Corazón que jamás os defraudará. Abandono a
la intercesión de vuestra Madre del Cielo. Abandono a la
Divina Voluntad. Lirio que os cubrirá de la coraza de
Dios para lanzaros en sus brazos sin temor a sufrir ningún
daño. Lirio que aniquila vuestra desconfianza para que
empecéis a creer en Dios y en sus promesas.

Hijos queridos: vale la pena que cada día miércoles
busquéis un encuentro a solas con Dios; miércoles que por
Providencia Divina os haré como ángeles en la tierra.

Ángeles embellecidos con los más suntuosos lirios del
cielo. Ángeles que se ponen a la brecha de Dios. Ángeles
que salmodian con sus vidas de santidad, con su confianza
entera en el Señor.

Es necesario que cultivéis mis lirios con amor, no los
dejéis marchitar, no los dejéis perecer, haced que con
vuestra confianza en Dios crezcan lozanos y frondosos.

Es necesario que no depositéis vuestra confianza en las
cosas del mundo; cosas efímeras, engañosas; cosas
manipuladas por satanás, el gran mentiroso; cosas que de
momento os dan supuesta alegría, contento a vuestro
corazón; cosas que os condicionan, os arrebatan de los
caminos de Dios; cosas que os sumergen en nidos de
falsedad.

Es necesario que toméis conciencia que el único que os da
aliciente en vuestra vida es Dios. Sin Él os moriréis de
tedio, melancolía.

Es necesario que acudáis al Señor, que le busquéis, que le
escuchéis. Ved en Él vuestro auxilio, vuestra única
salvación.

Es necesario que purifiquéis vuestro corazón y lavéis
vuestros pensamientos.

Es necesario que miréis hacia el cielo, que marchéis por la tierra como peregrinos; peregrino que confía habitar una de sus moradas, peregrino que confía ser perdonado y
liberado de toda culpa, peregrino que confía no defraudar
al Señor porque de Él recibe sólo bondad; peregrino que
confía vivir en estado de gracia evitando caer; peregrino
que lleva dentro de sí el lirio perfumado de la confianza.

Lirio que lo impulsa a no cansarse, a nunca desistir hasta
llegar a la meta. Lirio que suaviza toda amargura porque
muy en el fondo de su ser Dios lo cohabita.

El alma dice:

San José: vos que fuisteis alma privilegiada de Dios, vos
que tuvisteis el honor de cuidar al Hijo de Dios, vos que
os hicisteis digno de acompañar por treinta años a la
siempre llena de gracia, acompañadme mientras esté de
peregrino en esta tierra.

San José: enriqueced mi vida interior, quiero ahondar en
mi fe y en mi religión; quiero ser fiel a mis principios.
Temo depositar mi confianza en falsos ídolos, ídolos que
finiquitan, ídolos creados por el mismo hombre, ídolos
que desvirtúan la sana doctrina, ídolos que jamás podrán
dar lo que Dios concede a todas las almas, ídolos que se
irán deteriorando con el paso del tiempo, ídolos que
deforman el corazón de las creaturas.

San José: modelo insigne de la confianza en Dios, estoy
aquí de nuevo esperando a que abráis las puertas de
vuestro taller. Es miércoles, día que llevo impreso en mi
pensamiento y en mi corazón; día que escalo un peldaño
más a la santidad. Día que me acerca un poquito más al
cielo, día que mi entendimiento se abre para comprender
vuestras palabras. Día de bendición y de gracia porque el
velo de mis ojos se corre, los tapones de mis oídos se
remueven, mi espíritu se recoge y mi alma vuela al cielo.
San José: arrebatadme de la superficialidad, concededme
la gracia de abandonarme por entero a Dios, de tener la
convicción de que a su lado nada me podrá suceder, de
caminar sin sopesar los peligros porque Él no permitirá
que tropiece y caiga.

Mirad, San José, mi corazón: cómo palpita, cómo se agita
ante vuestra presencia; está anheloso de recibir otro de los lirios perfumados. Lirios que deseáis darme cada día
miércoles; mis puertas interiores están abiertas; plantadlo, pues, para no morirme en ansias de poseerlo; plantadlo, pues, para fundirme en un éxtasis de Amor Divino.

Plantadlo, pues, para que mi corazón se una a vuestro
amor, amor por vuestro Hijo Jesús y por vuestra Santísima
Esposa.

Mirad, san José, el ardiente deseo que tengo de tener
sembrado muy dentro de mí el lirio perfumado de la
confianza porque hay momentos en mi vida que me siento
como barca a la deriva pronta en naufragar como
cervatillo temeroso de encontrarse con un depredador,
como águila con miedo de volar.

Amado san José: Sé que el lirio perfumado de la
confianza se llevará mis muchísimos miedos, mis variados
temores en enfrentar la vida, en caer en callejones sin
salida, en perderme de las Gracias del Cielo, en no ser
acogido por la Misericordia Infinita de Dios.

Amado San José: Sé que el lirio perfumado de la
confianza fijará mi corazón sólo en el Señor, me despojará
de falsas seguridades para lanzarme hacia la plenitud
perenne del Santo Abandono.

Amado san José: heme aquí dispuesto en renunciar al
mundo y a sus trivialidades; su ruido ensordecedor turba
mi espíritu; me duele ver almas incautas que se dejan
seducir por sus mentiras en plantear la vida por vanas
filosofías.

Hoy queridísimo San José, hombre insigne que pusiste
vuestra confianza en Dios: renovad mis pensamientos,
sosegad mi corazón porque vientos fuertes bullen en él,
tormentas impetuosas lo asechan; haced que confíe
plenamente en el Señor; haced que mi vida transcurra en
el suave oleaje del cielo, en sus apacibles vientos y en los susurros de su brisa suave.

Si algo llega a intranquilizarme, a robarme la paz, venid a mí para que soseguéis mi corazón y aquietéis mi espíritu
sembrando el lirio perfumado de la confianza.

Lirio que hará que me plantee proyectos sólidos. Lirio que edificará mi casa sobre la roca, casa que nadie la pueda destruir porque está bien cimentada; casa difícil de zarandear, tambalear. Lirio que invadirá todo mi ser de una paz y seguridad sobrenatural, seguridad para no fracasar, seguridad para no mirar hacia atrás, seguridad para no condolerme de mi pasado porque ya ha sido perdonado; seguridad de llegar a la meta y recibir el premio: salvación de mi alma y gozo eterno.

(Letanías y oración al final.)

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com