Monday September 25,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


NOVENA DE SANTA MARIA DE GUADALUPE
En Honor de nuestra Madre
  

Dedicatoria

»  Propósito de la Novena

»  Oración Inicial para todos los días

»  Oración Final para todos los días


1»  Día Primero

2»  Día Segundo

3»  Día Tercero

4»  Día Cuarto

5»  Día Quinto

6»  Día Sexto

7»  Día Séptimo

8»  Día Octavo

9»  Día Noveno


»  Consagración de los Hogares a la Virgen Santa María de Guadalupe

»  Oración por las Vocaciones

»  Oración a San Juan Diego

 

 

Novena de Santa María de Guadalupe
5» Día Quinto

Autor: P. Manuel Canal Montañés

INTRODUCCIÓN

Virgen Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra, tú, que en el diálogo con el mensajero de Dios respondiste, ante el asombro sagrado, fiat («hágase»), con todo tu cuerpo virginal y toda tu alma llena de gracia, aceptando el misterio de ser Virgen-Madre y sembrando de luz y de esperanza las ansias de los hombres, desde Eva, la primera receptora de la vida primera, y Adán, su compañero, hasta la concepción de una nueva vida en Jesús; que tú, María, en diálogo y comunicación amorosa y libre con Dios hiciste posible, enséñanos a vivir en ese diálogo de amor con Dios y a mantener encendida esa esperanza para hermosear y aromar la vida con ella, como tú lo hiciste con tu Hijo, en la ausencia de tu Hijo, y lo sigues haciendo desde el Cielo, Madre, Reina y Maestra de la esperanza.

LECTURA


Lc 2, 34-35


«Y Simeón dijo a María su Madre: "Mira, este tu Hijo está puesto para que todos en Israel
caigan o se levanten. Será una bandera discutida y, a ti, una espada te traspasará el
corazón"».

Texto guadalupano

«Mucho te ruego, hijo mío el más pequeño, y con rigor te mando, que otra vez vayas
mañana a ver al obispo. Dale parte en mi nombre y hazle saber por entero mi voluntad,
que tiene que poner por obra el templo que le pido. Y otra vez dile que yo en persona, la Siempre Virgen Santa María, Madre de Dios, te envía».

REFLEXIÓN

Virgen Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y madre nuestra. ¡Qué lejos se nos hacia tu hogar de Nazaret! Qué lejos la casa del Padre, el Cielo, donde tú reinas con tu Hijo, el Padre y el Espíritu Santo. Tus plantas de Virgen y Madre habían recorrido muchos caminos allá en Israel. La historia de los siglos los hacían lejanos, invisibles. Y tu voz de Madre, ¿cómo era? Te buscábamos como niños al anochecer que aprietan la mano de la madre para no perderse, para ahuyentar el miedo, para sentir el calor y la ternura, para saberse amparados, protegidos, amados, y no lográbamos alcanzarte.

Y estábamos solos, Santa María de Guadalupe. Solos. Nos unían la derrota, el sufrimiento y la tristeza, hasta que tú nos regalaste la mejor rosa de la Creación, tu visita, y pusiste en pie nuestras vidas, nos llamaste hijos y quisiste una casa en Tepeyac. La elegiste tú, así se lo pediste a Juan Diego. Era tu mandato. Así la quisiste y así lo hicimos. Y se nos quitó el miedo, porque sabíamos que cumplirías tu promesa, como lo has hecho. Y tú, con tu divino Hijo, os quedasteis para siempre con nosotros.

Todo ocurrió aquella mañana de diciembre de 1531, y ya para siempre tienes un altar en cada corazón mexicano; ahora ya vamos juntos, Madre de Guadalupe, por la historia y por la vida. No te alejes. Tú nos engendraste en la fe y en la esperanza de alcanzarte un día, en el hogar definitivo de Dios, donde vives con tu Hijo, el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

PRECES

Oremos a nuestra Madre Santa María de Guadalupe, para que ella, que nos trajo la fe y la esperanza, nos ayude y nos acompañe en el camino hacia la casa del Padre, y así nunca nos falten la ternura, el ánimo, la fuerza y la esperanza en la lucha de cada día, mientras la aclamamos diciendo:

-Santa María de Guadalupe, vida, dulzura y esperanza nuestra.

Por todos los hogares y familias de nuestra nación mexicana y del mundo entero, para que reencuentren el sentido de vivir en la solidaridad y fraternidad y juntos construyamos una sociedad más justa y fraternal, oremos.

-Santa María de Guadalupe, vida, dulzura y esperanza nuestra.


Por los esposos, para que reencuentren en la vida sacramental de su Matrimonio la brisa de la fe en Dios que reanime sus vidas y para que en sus frentes de ídolos denotados, amanezca una nueva esperanza que les devuelva la ilusión, el gozo y la paz del amor, oremos.

-Santa María de Guadalupe, vida, dulzura y esperanza nuestra.

Por los jóvenes que, enredados en sueños y fantasías, buscan satisfacciones fáciles, charquillos o espejismos que sólo aumentan su sed, les matan su libertad, los hacen esclavos de sus instintos y olvidarse de Dios, de quien son imagen, para que Santa María de Guadalupe, Virgen y Madre, les ayude a encontrar en Cristo, su Hijo, la ternura, la fortaleza y el amor cristiano que dé sentido y norte a sus vidas, y así encuentren la paz en sus tormentas de juventud, oremos.

-Santa María de Guadalupe, vida, dulzura y esperanza nuestra.

-Se rezan tres Avemarías.

-En silencio pídanse las gracias que deseemos alcanzar en esta novena.

- Se reza la oración final para todos los días.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com