Sunday May 28,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


SAN JOSÉ
El más santo de los santos
  


Introducción

1»  Algunos textos aplicables a san José

2»  Virginidad de san José

3»  Matrimonio de José y María

4»  Paternidad de san José

5»  La sagrada familia

6»  Un poco de historia

7»  Privilegios de san José

8»  Asunción de san José

9»  San José y los moribundos

10»  El más santo de los santos

11»  Los Papas y san José


12.1»  Apariciones de san José Parte 1

12.2»  Apariciones de san José Parte 2

12.3»  Apariciones de san José Parte 3

12.4»  Apariciones de san José Parte 4


13.1»  Milagros de san José Parte 1

13.2»  Milagros de san José Parte 2

13.3»  Milagros de san José Parte 3

13.4»  Milagros de san José Parte 4


14.1»  Palabras de algunos santos - Parte 1

14.2»  Palabras de algunos santos - Parte 2

14.3»  Palabras de algunos santos - Parte 3

14.4»  Palabras de algunos santos - Parte 4


15»  Algunos santuarios de san José

16»  Reflexiones

17»  Dolores y gozos de san José

18»  Letanías a san José

19»  Oraciones a san José

20»  Consagración a san José

21»  Conclusión

22»  Bibliografía

23»  Novena a san José
(versión corta)

 

14.4»  Palabras de algunos santos
Parte 4

Autor: P. Angel Peña O.A.R

Cuando nombraron a la Madre Teresa de Jesús Priora del convento de la Encarnación de Ávila, tuvo que recurrir a todos sus santos protectores para poder aquietar a las religiosas descontentas. En la silla de la Priora, colocó la imagen de la Virgen Nuestra Señora de la Clemencia, con las llaves del convento en las manos.

El sitial de la subpriora estaba ocupado por una imagen de san José86. Y dice ella misma: La víspera de san Sebastián (19 de enero de 1572) el primer año que vine a ser priora en la Encarnación, comenzando la Salve, vi en la silla prioral, adonde está puesta Nuestra Señora, bajar con gran multitud de ángeles la Madre de Dios y ponerse allí.

A mi parecer, no vi la imagen entonces, sino esta Señora que digo. Estuvo así toda la Salve y me dijo: Bien acertaste en ponerme aquí. Yo estaré presente a las alabanzas que hicieren a mi Hijo y se las presentaré
87.

Dice el padre Jerónimo Gracián, gran amigo de santa Teresa de Jesús:

Ella puso sobre la portería de todos sus monasterios que fundó, a Nuestra Señora y al glorioso san José; y en todas las fundaciones llevaba consigo una imagen de bulto de este glorioso santo, que ahora está en Ávila, llamándole fundador de esta Orden... Otras muchas cosas pudiera decir que han acaecido a esta misma Madre con el glorioso san José por haberla confesado y haber sido su prelado mucho tiempo88.

Como se ve por los escritos de Santa Teresa, trataba a san José como a un verdadero padre. Y lo llamaba frecuentemente mi padre y señor san José, mi verdadero padre y señor, mi padre san José, gloriosísimo padre nuestro san José, mi padre glorioso san José…

San Alberto Magno (1193-1280) dice que la utilidad del matrimonio de María y José para el mundo es para que todos los cristianos tengan a la Virgen por madre y a san José por padre de sus almas89. Por eso, nosotros podemos llamar a san José nuestro padre, como lo han llamado muchos santos y nosotros podemos seguir su ejemplo.

El beato Juan XXIII, apenas elegido Papa, ordenó que en la basílica del Vaticano, el altar de san José fuera especialmente adornado y embellecido. En ese altar se celebra cada día una misa por la paz del mundo. Durante el concilio Vaticano II lo nombró patrono del concilio y estableció que en el canon romano de la misa, memorial perpetuo de la redención, se incluyera su nombre junto al de María, y antes de los apóstoles, de los sumos Pontífices y de los mártires90.

El padre Esteban Gobi, un verdadero santo, fundador del Movimiento sacerdotal mariano, aprobado por la Iglesia, recibió un mensaje en el que le decía la Virgen María:

José fue para mí un esposo casto y fiel, un colaborador inestimable de la custodia amorosa del Niño Jesús; silencioso y providente, trabajador, pendiente de que nunca nos faltara los medios necesarios para nuestra humana existencia, justo y fuerte en el diario cumplimiento de la misión a él confiada por el Padre celestial.

¡Con cuánto amor seguía cada día el admirable crecimiento de nuestro divino hijo Jesús! Y Jesús le correspondía con un afecto filial y profundo. ¡Cómo lo escuchaba y le obedecía, cómo lo consolaba y le ayudaba!... Imiten a mi amadísimo esposo José en su oración humilde y confiada, en el fatigoso trabajo, en su paciencia y en su gran bondad
91.


86 Efrén de la Madre de Dios, Tiempo y vida de santa Teresa, BAC. Madrid, 1977, p. 535.
87 Efrén de la Madre de Dios, Tiempo y vida de santa Teresa, BAC. Madrid, 1977, p. 535. 87 Cuentas de conciencia 22. 88 Gracián Jerónimo, Josefina: excelencias de San José, Madrid, 1944, p. 209. 89 q.13 a.4, super missus est. 90 RC 6. 91 19 de marzo de 1984. Cuentas de conciencia 22.
88 Gracián Jerónimo, Josefina: excelencias de San José, Madrid, 1944, p. 209.
89 q.13 a.4, super missus est.
90 RC 6. 91 19 de marzo de 1984.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com