Sunday April 30,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

COMO ORAR EN DIFERENTES CIRCUNSTANCIAS

El gran medio de la Oracion para Adorar a Dios

Autor y Fuente: Centro de Hospitalidad y Misericordia


3. Orar: Cuando Sientes Miedo


Para orar. Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.La obeja Perdida

El Señor es mi pastor, nada me falta. Aunque fuese por valle tenebroso, ningún mal temería, pues tu vienes conmigo.
Salmo 22, 1-4


PALABRA DE DIOS


El Buen Pastor


  • “El Señor es mi pastor, nada me falta.
    En verdes pastos me hace reposar.
    Me conduce a fuentes tranquilas,
    allí reparo mis fuerzas.
    Me guía por cañadas seguras
    haciendo honor a su nombre.
    Aunque fuese por valle tenebroso,
    ningún mal temería,
    pues tú vienes conmigo;
    tu vara y tu cayado me sosiegan.
    Preparas ante mí una mesa,
    a la vista de mis enemigos;
    perfumas mi cabeza,
    mi copa rebosa.
    Bondad y amor me acompañarán
    todos los días de mi vida,
    y habitaré en la casa de Yahvé
    un sinfín de días.”
    Salmo 23


    Paz en la tormenta

  • Cierto día subió (Jesús) a una barca con sus discípulos y les dijo: «Pasemos a la otra orilla del lago». Y se hicieron a la mar. Mientras ellos navegaban, se quedó dormido. Se abatió sobre el lago una tormenta; la barca se anegaba y estaban en peligro. Entonces, acercándose, lo despertaron, diciendo: «¡Maestro, Maestro, nos hundimos!» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y al oleaje, que amainaron y sobrevino la bonanza. Entonces les dijo: «¿Dónde está vuestra fe?» Ellos, llenos de temor, se decían entre sí maravillados: «Pues ¿quién es éste, que manda a los vientos y al agua, y le obedecen?»”.
    Lucas 8, 22-25


    Hijos de Dios gracias al Espíritu

  • “En efecto, todos los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y vosotros no habéis recibido un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre! El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y, si somos hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, si compartimos sus sufrimientos, para ser también con él glorificados.”
    Romanos 8, 14-17


    Oración en la prueba

  • “En ti, Señor, me cobijo,
    ¡nunca quede defraudado!
    ¡Líbrame conforme a tu justicia,
    tiende a mí tu oído, date prisa!
    Sé mi roca de refugio,
    alcázar donde me salve;
    pues tú eres mi peña y mi alcázar,
    por tu nombre me guías y diriges.
    En tus manos abandono mi vida
    y me libras, Señor, Dios fiel.
    Me alegraré y celebraré tu amor,
    pues te has fijado en mi aflicción,
    conoces las angustias que me ahogan.
    Ten piedad de mí, Señor,
    que estoy en apuros.
    La pena debilita mis ojos,
    mi garganta y mis entrañas;
    mi vida se consume en aflicción,
    y en suspiros mis años;
    sucumbe mi vigor a la miseria,
    mis huesos pierden fuerza.
    Pero yo en ti confío, Señor,
    me digo: «Tú eres mi Dios».
    Mi destino está en tus manos, líbrame
    de las manos de enemigos que me acosan.
    Dios, no quede yo defraudado
    después de haberte invocado.
    ¡Qué grande es tu bondad, Señor !
    La reservas para tus adeptos,
    se la das a los que a ti se acogen
    a la vista de todos los hombres.
    ¡Bendito Dios que me ha brindado
    maravillas de amor!
    ¡Y yo que decía alarmado:
    «Estoy dejado de tus ojos»!
    Pero oías la voz de mi plegaria
    cuando te gritaba auxilio.”
    Salmo 30



    No temas

  • Así dice el Señor: "no tengas miedo, pues te he rescatado. Yo te llamé por tu nombre, y tú eres mío, cuando atravieses las aguas, estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te ahogarás; cuando pases entre brasas, no te quemarás, y no te abrasarán las llamas, porque yo, el Señor, soy tu Dios. Tú eres valioso a mis ojos, eres honorable y yo te amo; no temas porque yo estoy contigo.”
    Isaías 43, 1-5


    Confianza y valor en las dificultades

  • “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos.”
    Mateo 10, 28-31


  • “Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?”
    Romanos 8, 31


    ORACION

    Nada te turbe, nada te espante,
    todo se pasa, Dios no se muda.
    La paciencia todo lo alcanza,
    quien a Dios tiene nada le falta:
    ¡Sólo Dios basta!
    Santa Teresa de Jesús



    REFLEXION

    Huellas en la arena


    Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida.
    Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.
    Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena.
    Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tú me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo por que Tú me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba".
    Entonces, Él, clavando en mí su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo, yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".



    MENSAJE DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

    “Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige, no se turbe tu corazón, no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad ni angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu madre? ¿Y no estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete cosa alguna”.
    (Nican Mopohua)



   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com