Thursday April 27,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
Santisima Virgen Maria

  
IMITACION DE MARIA
Por Tomás de Kempis
  



»  Introducción

LIBRO PRIMERO
Encontrar a María

1»  Capítulo I
Cómo saludar a la gloriosa Virgen

2»  Capítulo II
El consuelo de la Virgen María

3»  Capítulo III
El recuerdo y la invocación de la Santísima Virgen María

LIBRO SEGUNDO:
Conocer a María

4»  Capítulo I
María y el misterio de la encarnación

5»  Capítulo II
María durante la infancia de Jesús

6»  Capítulo III
La pérdida y el hallazgo de Jesús

7»  Capítulo IV
Mujer, aquí tienes a tu hijo

8»  Capítulo V
La comunión de María con Jesús

9»  Capítulo VI
Oraciones a María que llora junto a la cruz

10»  Capítulo VII
María y el misterio de la resurrección

11»  Capítulo VIII
María medianera de la gracia

LIBRO TERCERO:
Amar a María

12»  Capítulo I
A Jesús con María

13»  Capítulo II
Eficacia del Ave María

14»  Capítulo III
Efectos de la devoción a María

15»  Capítulo IV
Recuerdo y devoción de María

16»  Capítulo V
Dolores y consuelos de María

17»  Capítulo VI
María nos muestra su Hijo Jesús

18»  Capítulo VII
Invocación de los santos nombres de Jesús y de la Bienaventurada Virgen

LIBRO CUARTO:
Rogar y Cantar a María

19»  Capítulo I
Oración para el amor y la alabanza de la Bienaventurada Virgen María

20»  Capítulo II
Oración ante los sufrimientos de Cristo y de su Madre

21»  Capítulo III
Oración a la Bienaventurada Virgen para obtener consuelo

22»  Capítulo IV
Oración a la Bienaventurada Virgen María cuando surge una tribulación

23»  Capítulo V
Oración a la Bienaventurada Virgen para la hora de la muerte

Capítulo VI:
Cantos a María

24»  Quién es María

25»  Tierna jovencita

26»  Poesía sobre la Bienaventurada
Virgen

27»  María prefigurada

28»  La Navidad

29»  Gema de pudor

30»  La belleza de María

31»  María nuestra salvación

32»  Mira a la Estrella

33»  Haznos dignos

34»  La Madre de la misericordia

35»  La excelencia de María

36»  Salve, Reina de los cielos

37»  "Salve, oh bellísima"

38»  "Alégrate, oh Reina del cielo"

39»  María Reina y Puerta del cielo

40»  Reina y Señora del mundo

 

 

LIBRO SEGUNDO
Conocer a María
8» Capítulo V
La comunión de María con Jesús 


1) Te bendigo, te alabo y te doy gracias, Santa Madre de Dios, Virgen María, por todos los bienes y los dones que el Señor te ha concedido en abundancia; por tus innumerables virtudes y por los extraordinarios privilegios de gracia, en virtud de los cuales de manera muy insigne y por encima de todos los santos resplandeciste en la tierra; por ser digna Madre de Dios y alimentar en tu seno, levantar en tus brazos, apretar contra el corazón y llevar al Verbo de Dios que se encarnó en ti.

2) Te bendigo, te alabo y te honro, elegida Madre de Dios y humilde "servidora del Señor" (Lc 1, 38), por todos los cariñosos servicios y las necesarias ayudas que prestaste a Cristo hecho hombre, tu Hijo; por las múltiples persecuciones, por las privaciones, por los trabajos y las fatigas que soportaste pacientemente con él.

3) Te bendigo, te alabo y te rindo homenaje, gloriosa Virgen María, Madre e Hija del eterno Rey, por los apacibles y frecuentes coloquios con Jesús; por las divinas palabras que con tanta diligencia escuchaste de su boca y que puntualmente conservaste y meditaste en lo íntimo del corazón (Lc 3, 51); por los magníficos consuelos que con frecuencia recibiste de él; por los inconmensurables gozos y las divinas alegrías proporcionados por su presencia, suscitados por la gracia del Espíritu Santo y largamente fomentados en tu corazón.

4) Te bendigo, te alabo y te ensalzo, Santa María y mi venerada Señora, por tu vida rebosante de pureza y santidad, tan grata a Dios y a los ángeles, que transcurriste en compañía de Jesús a lo largo de muchos años en pobreza y en silencio, probada por muchos padecimientos y adversidades, ofrecida a todos los seguidores de Cristo como ejemplo para imitar devotamente y ofrendada de modo admirable hasta el final de los siglos a la Iglesia universal como apoyo en sus pruebas.

5) Te bendigo, te alabo y te glorifico, oh benignísima y piadosísima Madre de Dios, María, por todos tus ejercicios de devoción y tus sagradas meditaciones acerca de la ley de Dios, a los que te dedicabas día y noche; por tus muy fervorosas oraciones, por las lágrimas y los ayunos que ofreciste a Dios con tanto empeño por la conversión de los pecadores y la perseverancia de los justos; por tu gran compasión hacia los pobres y los enfermos, hacia los tentados y los oprimidos de angustia; por tu intenso deseo de la salvación del género humano, del que sabías que tenía que ser redimido por la muerte de tu Hijo.

6) Además, aunque abrigabas un inmenso amor a tu Hijo unigénito, sin embargo no lo arrancaste del horrible suplicio de la cruz, sino que te sometiste totalmente a la voluntad del Padre. Por otro lado, en todos tus sufrimientos, "consufriste" junto con él; y, hasta llegar a la ignominia de la cruz, seguiste con paso firme a Jesús que marchaba adelante, sin reparar en la huida de los apóstoles (Mt 26, 56) y sin temer la crueldad de los judíos. Estabas dispuesta a soportar la muerte con él, antes que abandonarlo en un trance tan extremo.

7) Te bendigo, te alabo y te ensalzo con todas mis fuerzas, oh fidelísima y amadísima Madre de Dios, celestial María, por tu perseverancia en la fe firme y en la caridad perfecta, cuando tú sola mientras los apóstoles huían por miedo y mientras también los pocos que seguían a Jesús se avergonzaban, con extrema constancia mantuviste en alto la antorcha encendida de la fe en la pasión del Hijo, sin dudar de su futura resurrección al tercer día, como él había predicho con bastante claridad.

8) Mientras todos los amigos de Jesús se habían dispersado, tú, afligidísima Madre, con un pequeño grupo de mujeres te trasladaste impávida al Calvario, abriéndote paso a través de una muchedumbre amenazante, para acercarte lo más rápido posible al Hijo, al que estaban por crucificar. Querías verlo mientras estaba todavía vivo, a fin de poder recibir de él, antes de que muriera, la palabra de su amorosa donación.

9) Te bendigo, te alabo y con todas mis fuerzas me encomiendo a ti, Santa e lnmaculada Virgen, por tu dolorosa presencia junto a la cruz de Jesús, donde abrumada y afligida te detuviste por largo tiempo, atravesada por una espada de dolor, según la profecía de Simeón (Lc 2, 35); por las abundantes lágrimas derramadas; por la gran fidelidad e inefable coherencia que demostraste a tu Hijo en su extrema necesidad, cuando estaba por morir; por el inmenso dolor de tu corazón; por el sufrimiento más lacerante en el momento de su muerte; por la palidez de su aspecto, cuando lo viste pender muerto delante de ti.

10) Te bendigo y te alabo por el piadoso abrazo con que lo estrechaste entre tus maternales brazos; por el triste trayecto hacia el lugar de su sepultura, cuando bañada en lágrimas seguías a los que llevaban el santo cadáver, y llorando fijaste la mirada en tu Hijo depositado en el sepulcro y encerrado bajo una gran lápida; por el doloroso regreso desde el sepulcro a la casa en que te hospedabas, donde acompañada de muchos fieles allí reunidos te deshiciste en lágrimas por la muerte del amado Hijo, con repetidos lamentos, y fue tan copioso tu llanto que hiciste también llorar a los que estaban a tu lado.

11) Compadece ahora, alma mía, a la Virgen dolorosa, a la Madre lacrimosa, a María amorosa. Si amas a María, debes compadecerla por sus dolores numerosos, para que te socorra en tus penas. ¡Qué cuadro!: la Santa Madre llora a su único Hijo; llora María de Cleofás a su querido pariente; llora María Magdalena al médico de su salud; llora Juan a su dulcísimo Maestro; lloran todos los apóstoles a su Señor que han perdido. ¿Y quién no lloraría entre tantos amigos que lloran juntos?

12) Es verdaderamente grande este llanto en Jerusalén. Detente, pues, tú también un poco, y aprende a llorar de la Virgen María: sus amargas lágrimas podrán conmover tu corazón en lo más profundo. Hela ahí de pie junto a la cruz, atormentada por intensos dolores, a aquella que un lejano día, frente al pesebre, estaba colmada de celestiales armonías. Se siente oprimida por el clamor de los judíos, ella que en otro tiempo fue honrada por los reyes magos; está toda salpicada de sangre de su Hijo, ella que había experimentado la caricia de su cándido aspecto.

13) Ve pender de la cruz, entre dos ladrones, al que tantas veces había visto obrar milagros en medio del pueblo; contempla, vuelto casi como un leproso por el estrago de las heridas, al que había concedido la curación a muchos leprosos; mira, oprimido por innumerables dolores, al que había expulsado el dolor de los enfermos; contempla, vencido por la muerte, al que había hecho retornar a la vida al difunto Lázaro. Todas las alegrías se trocaron en tristezas, y todas las cosas dulces en amarguras.

14) La rutilante Estrella del mar es sacudida por numerosas y angustiantes tempestades; pero su mente, que permanece fija en Dios, no es vencida por las perversidades humanas. Está pues erguida junto a la cruz, con constancia y paciencia, con fidelidad y amor, sin temer a los que la amenazan de muerte y sin evadirse de quienes la maldicen. Todo lo soporta con tranquilidad de espíritu, y se esfuerza por competir con su Hijo humillado, no respondiendo nada a sus tan crueles enemigos.

No utiliza expresiones de desdén ni hace gestos de indignación. Solamente emite profundos gemidos, llora con amargura, se apesadumbra con ansiedad, se compadece en lo íntimo y experimenta una inmensa aflicción. No se irrita con los crucifixores, ruega empero por los calumniadores, se entristece y se lamenta a causa de los que se burlan y blasfeman de Cristo. Por tanto, está de pie junto a la cruz en un mar de lágrimas, y con su ejemplo de mansedumbre ofrece el consuelo de la paciencia a todos los atribulados.

15) Oh, todos ustedes, los que pasan por el camino del Calvario, miren la dolorosa presencia de la Santísima Virgen María: dirijan la vista hacia la derecha de la cruz y observen a María, Madre de Cristo. No puede haber un dolor semejante al suyo; no hubo jamás en el mundo una madre que se haya compadecido de su propio hijo con tanto amor, ya que por cuantas heridas recibían los miembros de Jesús, otras tantas se producían en su alma; tantas veces volvía a ser mártir, cuantas veces contemplaba las cruentas llagas del Hijo.

16) Intenta por consiguiente, alma devota, grabar estas cosas en tu corazón. Sé tranquilo y fuerte cuando venga el momento de la tentación. No te turbes ni desesperes, si llega a faltarte aquello que tanto amas o si se te niega lo que consideras que es necesario para ti. Los amigos de Jesús son a menudo probados con gravísimas aflicciones, porque, si Dios no escatimó penas ni siquiera a su Hijo sino que por todos nosotros lo abandonó en gravísimos tormentos, ¿cómo pretendes un trato mejor?

Si Cristo no se buscó a sí mismo, pero fue obediente y propenso a soportar incluso hechos sumamente viles y dolorosos, ¿por qué tú temes tanto la fatiga y el dolor, y en cambio, por amor al Crucificado, no abrazas las realidades ásperas y duras? Si él reservó a su Santísima Madre numerosas contrariedades en la tierra; si permitió que con frecuencia pasase por muchas tribulaciones y sufrimientos, ¿cómo se entiende que tú podrías vivir sin pruebas?

17) Si observas a todos los amigos de Dios, no encontrarás ninguno que haya navegado por el mar de esta vida sin duras pruebas. Por lo tanto, recoge de la imagen del Crucificado y de su bendita Madre el ejemplo de una incansable paciencia, y no temerás más soportar sacrificios por tu salvación y por la recompensa de la infinita bondad de Jesús. Obrando así, podrás gozar de la visión de su rostro por toda la eternidad.

18) La benignísima Madre de Jesús sabe bien compadecerse del que sufre. Aprendió de lo que ha sufrido a tener afectuosa compasión de los afligidos. No se olvidará de sus pobres devotos, acudirá al encuentro de sus oraciones, ayudará a los que la invocan con perseverancia y será propicia para con los que la sirven.

19) Misericordiosísimo Jesús, Hijo de María, te ruego que me concedas el don de lágrimas y que hieras mi corazón con un profundo y compasivo afecto, con el que bien sabes que estuvo acongojada tu piadosa Madre. Mírame con los ojos compasivos con que miraste a tu Madre y al discípulo Juan, que estaban junto a la cruz entre sollozos, en el momento en que encomendaste sucesivamente el uno al otro, dándoles este último adiós: "Aquí tienes a tu hijo, aquí tienes a tu Madre". Te ruego que me visites con tu gracia cuando esté a punto de morir; y hazme sentir también a mí las palabras que Juan oyó desde la cruz: "Aquí tienes a tu Madre", para que al oír estas palabras, mi alma no tema al enemigo rugiente" (1 Ped 5, 8)

20) Oh Clementísima Santa María, mi Señora, abogada de los cristianos, te ruego por todos tus altísimos méritos, con los cuales complaciste a Dios en sumo grado; por todas las atenciones que con gran afecto tuviste hacia tu Hijo, y por todas las lágrimas que derramaste en su tan dolorosa pasión: dígnate tener compasión de mí, tomarme bajo tu cuidado con maternal amor y ponerme en el número de tus servidores, que de modo particular forman tu entorno y son los más amados por ti.

21) Oh única esperanza, gloriosa Virgen María, ven a mostrarme tu rostro, antes que mi alma abandone mi cuerpo; y "vuelve a mí tus ojos misericordiosos", con los que miraste muy a menudo con intensa alegría a Jesús, "el fruto bendito de tu vientre": ojos marcados por tantas lágrimas durante su pasión.

22) Asísteme en ese momento Santísima Madre de Jesús, con la dulce comitiva de tus vírgenes y con la sagrada congregación de todos los santos, como asististe hasta el final a tu amorosísimo Hijo que estaba por morir en la cruz, dado que, después de tu Hijo unigénito y Señor mío Jesucristo, no encuentro en mis necesidades un alivio más grande y solícito que el tuyo, oh benignísima Madre de todos los afligidos.


   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com