Wednesday November 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MIS ENCUENTROS
CON MARIA




Autora: Maria Susana Ratero

Parte 2

Partes: [ 1 ] [ 2 ]


»58.-María y la Morada de Jesús

»57.-Con María y la Viña en mi Alma

»56.-María y los sembradores
del Alma


»55.-De paseo con María Santísima

»54.-Con María, multiplicando migas

»53.-Con María, en mi última Misa...

»52.-María Santísima,
y las lámparas del alma...


»51.-Con María, y una barca
que se aleja


»50.-Con María, sin poder
asistir a misa


»49.-Con María, bajando
la montaña


»48.-Con María y José"

»47.-Con María y un Sagrario Vacio

»46.-Con María, comprendiendo
a San Pablo


»45.-Con María, agujereando
el techo…


»44.-Con María, comenzando
la Misa…


»43.-Una carta a los abuelos
de Jesús


»42.-Con María, en la puerta
de la Misericordia


»41.-Secreto de María
secreto de mujer


»40.-María... ahora y en la
hora de nuestra muerte


»39.-María y un Seminarista
en Nazaret


»38.-María y un Río de Rosas

»37.-María Santísima y una
cunita de harina blanca


»36.-María Santísima y una
colecta diferente


»35.-María Santísima y los
sirineos del alma


»34.-María y la campana
de mi parroquia


»33.-Invitación al cumpleaños
de María Santísima


»32.-Hacia la Profecía

»31.-El primer dolor de
María y José




 

Con María, Con María, comprendiendo a San Pablo…


   - Señora mía- te susurro despacito al alma mientras entro a la Parroquia- Cuanto quisiera que mi alma fuese un cuaderno en blanco donde tu escribieras cartas de amor a Tu Hijo, donde Él leyera tus sentimientos puros y santos, y no los míos, mezquinos y vagos…
   Mi alma, un cuaderno en blanco para ti, Señora ¿Podré?
   Y como siempre tu respuesta perfumando el alma…
   Llega y asombra.

   Una señora de la Parroquia me pide hacer la Primera Lectura.

   Entro a la Sacristía y allí, desde un antiguo cuadro, me llamas:
   - Ven, quiero mostrarte algo.
   Y mi corazón se admira ante la enseñanza de amor que descansa sobre la mesa.

   El copón vacío y la Hostia sin consagrar están a la espera.

   -Explícame, Madre.
   Contemplo la sencilla “cuna de harina blanca” y trato de hallar una enseñanza. Y tú, Madre, hallas en mi alma una hoja en blanco y allí escribes:

   - Hija mía, pronto, en la Misa, ese trozo de pan dejará de serlo, aunque lo siga pareciendo exteriormente, y se transformará en el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo. Dejará de ser lo que es, aunque lo parezca, para ser Cristo ¿comprendes?

   - Madre, entonces ¿Eso es lo que quiso decir San Pablo cuando expresaba “ya no yo, sino Cristo que vive en mi”
   - Si, hijita, esta es la propuesta de amor: que tengas la humildad y docilidad de este trozo de pan y dejes que tu corazón se torne semejante al Corazón de Cristo.
   Madre, me pides que me haga pequeña… pan…

   La Misa ha comenzado. El pan es silencio y el silencio es pan del alma.
   El pan descansa en el altar. Madre, ayúdame a colocar mi corazón junto al pan.

   Y vienen a mi alma las palabras de mi Consagración: “Madre, pongo mi corazón en el Tuyo, para que allí Cristo, por medio del Espíritu Santo, tome completa posesión del mío y lo haga semejante al Suyo, para que pueda amar y glorificar al Padre en mí, y pasar de nuevo por el mundo haciendo el bien”

   Ya es el tiempo, Madre, ya es el tiempo.
   El sacerdote toma entre sus manos el pan y comienza a pronunciar las palabras Santas. : “… Tomad y comed todos de él…” y por la efusión del Espíritu Santo el pan ya no es pan, sino el mismo Cristo.

   Palabras. Elevación. Milagro.

   Y el milagro llega a mí. El milagro se hace en mí, porque ¿Qué menos que un milagro es tenerte en mí, Señor?
   Y entonces San Pablo vuelve a pronunciar esa frase que tanto, tanto me había costado comprender “…ya no yo, sino Cristo que vive en mí”.

   ¡Oh dulce huésped del alma! Que has llegado a mí al recibirte en la Eucaristía… ¡Oh amado Jesús que me enseñas a ser humilde y pan! ¡Oh Pan perfecto del alma!... Quédate conmigo, Maestro, quédate en mi corazón…

   Y extiendo mi mano para tomar la tuya, María y mi corazón es una súplica:

   - Enséñame a hospedarle, Madre! ¡Enséñame a tener el corazón en tal disposición que Él se halle complacido en mi! ¡Déjame tener siempre mi corazón en el Tuyo, Madrecita!

   Y tu mano, María, aprieta la mía y es respuesta…
   Me miras serena desde tu imagen de Luján…
   Y así, abrazada a Jesús y en Tu Corazón, voy regresando a casa…

   “…ya no yo, sino Cristo que vive en mí” ¿Cuánto tiempo, María? No lo sé. Un momento. Un día. Una semana… No lo sé… Pero no me inquieto, Madre, porque Tu Hijo me espera, misericordioso, en el Confesionario, y con mil abrazos para el alma, en la Eucaristía.

   De tu mano, María Santísima sé que no dejaré en el olvido tan bellas expresiones del más alto Amor.

   Amiga mía, amigo mío, que lees este pequeño relato, las palabras de San Pablo se despliegan ante ti. Para hacerlas tuyas basta con que acostumbres tu alma a los más bellos pasos: Confesión y Eucaristía.

 

   

[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com