Wednesday November 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

MIS ENCUENTROS
CON MARIA




Autora: Maria Susana Ratero

Parte 2

Partes: [ 1 ] [ 2 ]


»58.-María y la Morada de Jesús

»57.-Con María y la Viña en mi Alma

»56.-María y los sembradores
del Alma


»55.-De paseo con María Santísima

»54.-Con María, multiplicando migas

»53.-Con María, en mi última Misa...

»52.-María Santísima,
y las lámparas del alma...


»51.-Con María, y una barca
que se aleja


»50.-Con María, sin poder
asistir a misa


»49.-Con María, bajando
la montaña


»48.-Con María y José"

»47.-Con María y un Sagrario Vacio

»46.-Con María, comprendiendo
a San Pablo


»45.-Con María, agujereando
el techo…


»44.-Con María, comenzando
la Misa…


»43.-Una carta a los abuelos
de Jesús


»42.-Con María, en la puerta
de la Misericordia


»41.-Secreto de María
secreto de mujer


»40.-María... ahora y en la
hora de nuestra muerte


»39.-María y un Seminarista
en Nazaret


»38.-María y un Río de Rosas

»37.-María Santísima y una
cunita de harina blanca


»36.-María Santísima y una
colecta diferente


»35.-María Santísima y los
sirineos del alma


»34.-María y la campana
de mi parroquia


»33.-Invitación al cumpleaños
de María Santísima


»32.-Hacia la Profecía

»31.-El primer dolor de
María y José




 

María  y la campana de mi parroquia…


   Madre mía, aún falta un rato para que comience la misa.

   El silencio de la parroquia de Luján se inunda, de pronto, del repicar de la campana.

   Repicar monótono y conocido. Llamado conocido… Madre... ¿conocido?

   - Conocido, sí, hija…. Más, ¿estás segura de que es comprendido?

   - Madre, ¿Qué tengo que comprender de un campanario?

   Tu silencio inunda el aire de tu gran paciencia para conmigo. Paciencia que mi gran torpeza e ignorancia jamás podrá agotar ¡Oh consuelo de mi alma!.

  - Escucha las campanas, escúchalas con tu corazón.

   Aunque no te comprenda, te obedezco. Y el tan-tan metálico y monótono de la campana adquiere de pronto una voz distinta.

  - Te hablan, hija ¿puedes escuchar su voz?

   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

   - ¡Madre! ¿Escuchas? Dicen “Jesús te llama”. Pero ¿quién le da voz a las campanas?

   Guardas silencio… silencio.

   Muchas veces te he dicho que tienes voz de campanas, Madre pero….y la campana vuelve a hablar:

   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

   Y la metálica voz que la campana deposita en mi oído llega, por una exquisita delicadeza tuya, a mi corazón… y es una voz conocida… es… ¡tu voz, Madre! ¡Tu voz! Que se ha trepado al campanario para llegar, con alas de viento, a los corazones que tengan oídos atentos para oírla.

   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

-         Entonces, Madre ¿es tu voz la de las campanas? ¿Me llamas también desde el campanario?

   Oh, María, que el ingenio de tu amor no escatima medios para acercarme a tu Hijo. Pero… no siempre mi corazón oyó tu llamado. Muchas veces lo escuché pero tuve mil excusas (¡ay, ahora no puedo recordar ninguna!, porque las excusas no son motivos valederos y tienen raíces pequeñas en el alma y las arrastra pronto el viento del olvido) para no acercarme.

   Después de un breve silencio se repite el repicar… ahora escucho algo mas…

  “Si si a ti ven, Je sús te lla ma, ven ven te lla ma”

   Y como quien toma aliento para una frase más, un último repique solitario

   “Si Je sús hi ja ven”

   Luego, el silencio… Silencio poblado del eco de tu voz.

   Me siento en el banco… acá estoy… con todo mi bagaje de penas y tristezas, de alegrías y sueños, de proyectos, esperanzas y desilusiones. Me saludas desde tu imagen de Luján. Justo estoy por responderte cuando las señoras de la parroquia comienzan el rezo del Santo Rosario ¿Qué mejor manera de responder a tu saludo?

Si, el Santo Rosario antes de la misa ¡Cuántos secretos encierra!

-         Así es, hija. Pero de eso hablaremos el próximo domingo ¿te espero?

-         ¡Claro que sí, Madre!

   Y quedas en conocido silencio. Bueno, nunca es pleno tu silencio, porque la dulzura de tu mirada no cesa de decirme que me amas. Silencio que abre paso al recuerdo de tu llamada reciente. ¡¡¡Y yo que pensé que decirte que “tenías voz de campanas” era sólo una metáfora!!! Ahora sé que sí, que tienes voz de campanas porque, por una gracia inmerecida, mi corazón te ha escuchado.

 

   Amigo, amiga que lees estas líneas. Cuando escuches las campanas de tu parroquia, intenta escucharlas con tu corazón. Solo desde allí oirás el llamado de tu Madre que jamás, por lejos que estés, dejará de decirte:

“Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

 

   

[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com