Saturday January 21,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

EL INFIERNO


 »Oración de Protección

»Un exorcista entrevista al Diablo

»Cara a cara con un Exorcista

»El infierno existe

»El infierno (San Anselmo)

Visión del Infierno
de Sor Faustina

Los terrores del infierno

»Las penas del infierno
(San Antonio María Clerea)


»Sobre la eternidad el infierno


»Testimonio de Ultratumba

»¿Por qué insistir en la existencia
del infierno?


»Avisos del abismo eterno,
que aún puedes evitar

»El pecado que nos esclaviza
para siempre

»La confesión de los pecados

»El suicidio, un atajo hacia
el infierno sin fin

» Ha venido alguien desde
el infierno?

» Los símbolos satánicos

»Carta del más allá
(carta de un alma condenada)

»Carta del más allá
Introducción

»Carta del más allá
El relato de Clara

»Carta del más allá
La Carta (Parte 1 / 4)

»Carta del más allá
La Carta (Parte 2 / 4)

»Carta del más allá
La Carta (Parte 3 / 4)

»Carta del más allá
La Carta (Parte 4 / 4)

»Carta del más allá
Epílogo de Clara




 

¿HA VENIDO ALGUIEN DESDE EL INFIERNO ALGUNA VEZ PARA DECIRNOS COMO ES?

 

La respuesta a la pregunta del título de este artículo es un enfático "¡sí!"

San Pedro de Jeremías, un dominico que estaba estudiando leyes en la Universidad de Bolonia, y se encontraba a punto de recibir su doctorado, cuando, una noche, oyó un fuerte golpe en la ventana de su habitación. Como estaba en el tercer piso del edificio, no entendió que pudo causar los golpes. Un sentimiento de temor se apoderó de él.

Como los golpes persistían, gritó: "¿Quién está golpeando?"

Inmediatamente, una voz respondió: "Pedro, soy yo, tal-y-tal, tu pariente. Después de haber recibido mi doctorado en leyes, me hice un famoso abogado. Para mi desgracia, me encargué de la defensa de causas injustas para adquirir honor y riquezas a expensas de mi conciencia. Y luego me he encontrado a mi mismo sin un abogado que me defendiese ante Dios. Estoy condenado; ¡Estoy condenado por toda la eternidad! Dios me ha enviado para darte este aviso.

Huye, huye de los tribunales de los hombres si deseas ser absuelto ante el tribunal de Dios!"

Horrorizado, Pedro decidió cambiar la dirección de su vida. Hizo un voto de castidad y tras rezar para pedir luces para su espíritu, entró en la Orden de los Dominicos. Tras su muerte, a causa de su santidad y milagros, fue beatificado.

Esta historia real está relatada en el Anuario Dominico Sobre Hechos de los Santos.

 

   

[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com