Tuesday October 17,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
El Arca de la Nueva Alianza

  
LA GRAN CRUZADA DE LA MISERICORDIA
Jesús se presenta como quiere que se le conozca y lo que espera de nosotros.

Testimonio de Catalina
  


»  Prólogo

»  Introducción


LOS MENSAJES:

1 »  Tiempo de Misericordia

2 »  Tú Eres Libre de Elegir

3 »  Identifícate Conmigo

4 »  Sé Misericordioso y Ama

5 »  La Contemplación: Vida del Alma

6 »  Reconoce Tu Pecado para Obtener Misericordia

7 »  La Medalla del Apostolado de la Nueva Alianza

8 »  Pido que se Consagren a los Sagrados Corazones

8a »  ORACION:
Consagración a los Sagrados Corazones

9 »  Conozco los Incentivos Más Profundos del Corazón Humano

10 »  Esposas, Madres, Salven a Sus Familias

11 »  Apóstoles de la Nueva Alianza: Amen

12 »  Nueva Evangelización

13 »  Les Doy Mi Amor

14 »  Búsquen Primero el Reino de Dios

15 »  Permanezcan Cerca de Mí

16 »  Transforma Tu Sufrimiento en Alegría

17 »  La Oración Estremece Mi Corazón

18 »  No se Desanimen en las Dificultades

19 »  Sean Pacientes y Humildes

20 »  Sean Obedientes

21 »  Todo es Posible para el que Cree

22 »  Conoce el Verdadero Amor

23 »  Amame sobre Todo

23a »  Oración: Amame sobre Todo

24 »  Unanse a Mi Corazón Eucarístico

25 »  El que Ha Recibido Mi Perdon, Olvide Su Pecado

26a »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 1 de 4

26b »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 2 de 4

26c »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 3 de 4

26d »  Dios es Introducido en la Humanidad a Traves de María Parte 4 de 4

27a »  La Semilla Indestructible de Mi Palabra Parte 1 de 2

27b »  La Semilla Indestructible de Mi Palabra Parte 2 de 2

28 »  Escucha a Mi Iglesia y Obedécela

29 »  José, Patrono de la Buena Muerte

30 »  Jesús Jardinero

31 »  Renunciar al Mundo

32 »  Sé Mi Samaritano

33 »  Bienaventurados los Pobres de Espíritu

34 »  Venzan al Tentador

35 »  El Señor a Su Madre

36 »  Sé Auténtico

37 »  La Dignidad que Yo les Confiero

38 »  Las Espinas Son Parte de la Flor y el Fruto

39 »  Aprende a Hacer Mi Voluntad

40 »  El Nombre de Mi Madre

41 »  Mi Divino Querer

42 »  Abandonen la Infancia Espiritual

43 »  Tu Alma es una Pequeña Estrella

44 »  El Elegido Debe Actuar Conmigo

45 »  Trato al Alma con Extrema Destreza

46 »  El Arcángel San Gabriel

47 »  Quiero Estar Entre Ustedes, No en Altares Llenos de Polvo

48 »  La Noche de Belén

49 »  María Participa de Mi Divinidad

50 »  Ardan con el Fuego que Quiero Darles

51 »  Yo Soy la Resurrección y la Vida

52 »  Me Agrada Quien Persevera en la Oración

53 »  Ora por Quienes Te Dañan

54 »  Mi Escuela

55 »  He Puesto Mis Ojos en Ti

56 »  Mi Amor Divino se Abaja a Hablarles

57 »  Yo Soy el Pan de Vida

58 »  Yo Cultivo Su Terreno y lo Limpio de Malezas

59 »  Santa Locura el Recibir una Bofetada y Presentar la Otra Mejilla

60 »  El Mérito lo Doy Yo

61 »  La Eucaristía, Sacramento de Mi Amor

62 »  El Paraíso Es Vuestra Meta

63 »  Oren por las Almas del Purgatorio

64 »  Oren con Humildad

65 »  ¡Crean en Mí y Satanás Será Derrotado!

66 »  Quiero que Todos Me Reconozcan como Madre

67 »  Quiero Salvarte

68 »  La Cruz Prepara Su Salvación

69 »  El Grano de Trigo Debe Germinar

70 »  Mi Querer y Mi Pensamiento Son Mis Leyes

71 »  Acepta con Amor lo que Te Doy

72 »  Yo Hago de Imán en Tus Adversidades, Sígueme

73 »  Quien Me Sigue No se Equivoca, lo Preservaré del Engaño

74 »  Mi Madre: Coronada de Gloria

75 »  Yo Cultivo con Cuidado Amoroso Mi Jardín

76 »  Yo Acaricio Tu Alma

77 »  Vengan a Mi Corazón Deseoso de Ustedes

78 »  Soy Mendigo de Corazones

79 »  El Amor es Su Bien Presente y Futuro

80 »  El Getsemaní es un Océano de Caridad

81 »  El Amor de Dios lo Movió a Hacerse Criatura de Sus Criaturas

82 »  Angeles, Acudan y Defiendan a los que Me Aman

83 »  Yo Estoy Sobre Todos Tus Afanes

84 »  Yo Soy el Mar, Ustedes los Granos de Arena

85 »  Quien Me Sigue No Camina en Tinieblas

86 »  Elegidos, Aférrense a la Mano de Mi Madre

87 »  Yo Soy la Vid, Ustedes los Sarmientos

88 »  Quiero Vivir en el Hombre

89 »  Debo Hacer un Gran Fuego y Quiero Servirme de Ti

90 »  Jesús Hace Ricos a los Que Se Reconocen Pobres

91 »  Yo Soy el Buen Pastor

92 »  No Quedaré Insensible a Sus Reclamos

93 »  Soy Yo El Que Te Estrecha a Mí

94 »  Yo Soy el Perdón, Quiero Verlos Limpios

95 »  Judas Podía Salvarse Si Hubiese Creido en Mi Amor Misericordioso

96 »  El Desapego de las Cosas Habilita para Amar a Dios

97 »  Pocas Almas se Compadecen de Mi Agonía

98 »  La Humildad es un Acto Interior de Sumisión

99 »  Mi Corazón: Horno Ardiente de Amor

100 »  Han Nacido de Mí y a Mí Deben Retornar

101 »  Que el Amor Encienda la Llama en Ti

102 »  Quiero Poner en Ti Fuego de Caridad

103 »  El Santiguarse Es un Acto de Fe y de Amor

104 »  Permanezcan Commigo, Oraremos Juntos

105 »  Mi Iglesia Es Testigo de Mi Evangelio

106 »  Alivia Mis Sufrimientos

107 »  Mi Doctrina Es Santa, Mi Yugo Es Suave

108 »  Cuando Yo Haga de Ustedes la Violeta, el Lirio, la Rosa que Quiero

109 »  Miren con Afecto al Crucifijo

110 »  Dirígete Siempre con el Corazón y la Mente a Mí

111 »  Espero que Todos Vengan Junto a Mi Jesús

112 »  Lo que Es para los Hombres Estimable, Es Abominable ante Dios

113 »  Todos Tropezarán Conmigo

114 »  ¡Madre de Jesús: Dios Sea Bendito! ¡Jesús: María Sea Bendita!

115 »  Persigue Tenazmente la Belleza de Amar

116 »  Con la Oración se Adquiere el Espíritu de Penitencia

117 »  Vigilia de Pentecostés

118 »  Por Ustedes Accedí de Corazón a Hacerme Víctima

119 »  Permanezcan Lejos de Toda Ofensa Contra Mí

120 »  Desde la Hostia los Miro con Amor

121 »  No Teman ante las Dificultades

122 »  Conmigo Tendrán Todo lo que Yo Poseo

123 »  Aprecio la Humildad

124 »  En el Sufrimiento el Amor por Mí Crece, a Medida que Creen

125 »  Toda Muerte Lleva Consigo el Gérmen de Otra Vida

126 »  La Sangre de los Mártires Fue Semilla Fecunda

127 »  Los Ilumino Siempre, Aun Cuando No lo Advierten

128 »  Soy la Luz del Padre

129 »  Les Ofrezco el Refugio de Mi Corazón

130 »  El Camino Es la Renuncia a los Atractivos

131 »  Te Elegí y Ahora Eres Mío

132 »  Ser Pastor Significa una Sola Cosa: Dar la Vida

133 »  Entréguenme Su Absoluta Confianza

134 »  Soy Auxilio de Todos los Cristianos

135 »  El Unico Nombre que Merece Ser Invocado y Amado Es el de Jesús

136 »  Fiesta de la Santísima Trinidad

137 »  María Engendró No Solo al Hombre, Sino También a Su Dios

138 »  Vengan a Mí, Hay Consuelo para Todos

139 »  Te He Elegido Desde la Eternidad

140 »  Con la Eucaristía Háganse Faros de Luz de Mi Pueblo

141 »  Soy Alimento para Sus Almas, Soy Verdad para Sus Mentes

142 »  Mi Presencia en la Hostia Consagrada Es el Acto Más Grande de Misericordia

143 »  Ninguna Cruz Llevada con Amor Merecerá Desprecio

144 »  Muchas Cruces Son Hechura de Ustedes Mismos

145 »  Felíz el Alma que Quiera Completar Mi Pasión

146 »  Felíz el Alma que Quiera Completar Mi Pasión

147 »  Amar No Es Encerrarse en el Círculo de los Propios Sentimientos

148 »  Mi Lenguaje Cansa a los Egoístas

149 »  Son Pocos los Corazones Sinceros Conmigo

150 »  El Sufrimiento los Prepara al Gozo Eterno del Mañana

151 »  Oh, Si Supieran lo que Les Ha Preparado Su Señor! Parte 1

152 »  Derramo Torrentes de Luz y Amor Sobre Ustedes

153 »  Día del Sagrado Corazón de Jesús

154 »  Las Llamas del Amor Misericordioso

 

29» José, Patrono de la Buena Muerte

Autor: Catalina Rivas | Fuente: www.LoveAndMercy.org  

CM-29 27-Mar-97 Jesús

1) A medida que pasaban los años, se acercaba Mi hora y a ella Me aprestaba con toda dedicación. Pero antes debo mencionar a Mi amado José que debía precederme.

2) Su última etapa de vida terrena, José la transcurrió serenamente. Pero, al término de los cincuenta años, se enfermó seriamente. Sus manos no podían ya sostener los objetos, el hombro izquierdo estaba entumecido. Tenía artritis y los intensos cuidados que se le daban no sirvieron de mucho. Mi Madre y Yo lo asistíamos amorosamente, pero Mi Padre lo llamaba desde el cielo y por eso todo fue inútil. Lo que podía hacer por El era aliviarle el mal cuando se hacía más agudo, pero no siempre lo hacía. Así, el corazón, largamente probado, no resistió y al cabo de un tiempo José llegó a su fin en la tierra.

3) Es verdad, El estaba preparado para partir porque en Su alma habían madurado los frutos que Yo quería para El. Le faltaba sólo uno y lo maduraría en el mismo acto de morir.

4) Mi amado José, después de tantas fatigas, cuidados, temores y tanta cosa, merecía que Su Tránsito ocurriese con el consuelo de Mi Presencia…

5) No ocurrió así, El expiró en brazos de Mi Madre, sola mientras Yo había ido a orar por El. ¿No les gusta que haya sido así? Sin embargo, fue del agrado de Mi Padre y también del Mío. José es el Patrono de la Buena Muerte, porque en ella El fue consolado por María, que Me representaba también a Mí. Pero sobre todo, es Patrono de los Moribundos porque al morir hizo Su más grande sacrificio aceptando
plenamente el Divino Querer, que Me tenía lejos de El físicamente. ¡Cuán hermosa fue la aceptación de José al momento de morir! Justamente porque aceptó estar separado de Mí. El que tanto Me amaba, ha tenido el poder de allegarme a los moribundos que lo invocan esperando Su ayuda. Porque deben saber que a Mis Santos les doy el poder de intervenir
benéficamente en las cosas en que ellos fueron más probados.

6) Mi Madre y Yo dispusimos lo necesario para la sepultura en un lugar que se encontraba al oriente de Nazaret, en las cercanías de la colina donde ahora hay un templo dedicado a San José. Su cuerpo ya no está en la tierra, sino que vive en el Cielo donde lo conduje Yo después de Mi Resurrección. El, en efecto, volvió a tomar Su cuerpo cuando Me presenté
en lo que ustedes llaman Limbo y permaneció Conmigo, feliz y glorioso, hasta el día en que subí al Cielo junto con todos los otros que estaban en espera de Mí en el mismo Limbo.

7) María, después de la muerte de José, se dedicó enteramente a Mí. A Su sostenimiento material proveía Yo continuando el oficio de José y Ella ganaba algunas monedas bordando, confeccionando encajes para la gente que se encargaba del Templo o para alguna novia.

8) En aquel tiempo volvimos a Jerusalén peregrinando como simples fieles. Pero iba a llegar Mi hora y Yo tenía delante la obra para la cual había venido y que constituía la premisa necesaria para su redención. Por ello, se hicieron más frecuentes la soledad y la oración.

9) En unión con Mi Padre comencé entonces el gran retiro del cual debía volver lleno de celo para la misión que tenía que llevar a cabo. Puse todo el cuidado, para presentarme a los hombres que Me habrían de seguir y que en el futuro habrían de creer en Mí. Estaba pronto, era la hora, pero antes de
comenzar quise vencer a un enemigo que desde hacía tiempo quería vencerme a Mí.

10) Para darse cuenta de las tentaciones que quise afrontar, deben saber que Satanás a oscuras de Mi Divinidad maquinaba su plan, sus redes. Se admiraba de que hasta entonces no se le haya concedido tentarme, porque en Mí, repito, veía
solamente a un hombre.

11) Al término de Mi retiro, tuvo el permiso de tentarme y comenzó, como ya saben, cavilando en torno a Mi hambre. Las piedras podían convertirse en pan, pero la Palabra de Mi Padre era no tocar alimento. Por eso hablé al tentador como se merecía. Satanás debía rendir cuentas de su pecado por el cual cayó. Y su pecado fue precisamente combatir no sólo
la Divinidad de Mi Padre, sino también negar que un día el Hijo pudiese asumir la naturaleza humana. Estas fueron las causas de la caída de Satanás. No quiso aceptar ser menos que un hombre. La Palabra de Dios lo irritó y lo puso furioso. De modo que, cuando le respondí que se puede vivir no sólo de pan, sino de toda Palabra que viene de Dios, le
reproché también su inicial rebelión a la Palabra de Dios. Pero el mezquino volvió a la carga y Me propuso arrojarme de lo alto del Templo.

12) ¿Debía Yo mostrarle Mi Poder? No, tanto más que cuando debía ser expulsado del Paraíso, trató de cambiar su miseria, pidiéndolo poder ofrecer su fuerza y su inteligencia para inducir a los hombres a adorarme cuando Yo llegase a la tierra. El, miserable y malvado, Me tentó a Mí, su Dios, ofreciéndome sus bajos servicios. Pero le respondí en el desierto: "¡No tentarás al Señor tu Dios!"

13) Finalmente, Satanás, viendo inútil rebelarse contra Mí —en su primera caída— viendo inútil el tentarme del modo que He descrito, habría querido ponerse él mismo en Mi lugar y ser adorado.

14) Y así, en el desierto, tuvo la respuesta por entonces que tentaba a Mi Humanidad y por su primer pecado. Tuvo la respuesta de un Hombre, del mismo Hombre que él, Satanás, no quería que viniese al mundo. Y ésto fue su terrible castigo,
porque en Mis respuestas sintió claramente que no eran sólo por el momento, sino que apuntaban también a su caída del Cielo.

15) ¡Cuánta miseria, cuánta soberbia en el desdichado ángel que se rebeló! Reflexionen y comprenderán mejor sus astucias. El, en efecto, es el espíritu que niega, que confunde, con toda malicia y que quisiera, aparte de Mí, a Mi grey. Me tentó a Mí, los tienta también a ustedes. Por soberbia hizo guerra a Miguel y fue derrotado; por odio engaña a quien le escucha; por envidia desprecia y hace despreciar a Mis ovejas.

16) Pero Yo He dicho que éstas conocerán Mi voz y por eso He garantizado que, si siguen siendo Mías las ovejas que He escogido, no se confundirán. Tendrán vicisitudes, altos y bajos, luz y tinieblas, pero Me reencontrarán con la confianza, con la constancia, con la paciencia.

17) Yo, que Soy su Redentor, He querido tener contacto con nuestro enemigo común y lo He vencido, no precisamente porque en Mí está la Divinidad sino simplemente como Hombre. A su falaz presunción He opuesto la Sabiduría de Mi Palabra, es azote terrible para Satanás. Ustedes deben hacer otro tanto; pero es lógico que, si no conocen Mi Palabra delante del rebelde, serán débiles y estarán desarmados.

18) Ahora debo hablarles de Mi Bautismo. Juan lo instituyó por inspiración divina y Yo Me serví de él para instruirlos. Las aguas del Jordán fueron usadas por Caín para lavarse cuando se manchó con su delito y Yo, al sumergirme en ellas, sentía sumergirme en las sucias aguas de todo hombre. Por
eso dije a Juan que convenía que él Me bautizase y que Yo Me dejara bautizar. Mi intención era tomar el pecado de Caín y en él todos los pecados.

19) Pero Mi Padre, viéndome así humillado, Me alabó en alta voz, de manera que todos los presentes quedaron asombrados. E inclusive el Espíritu Santo, descendiendo en forma de paloma, hizo visible la aceptación divina, simbolizando la paz entre el hombre y Dios. Juan tuvo el testimonio que le había sido prometido y Me reconoció en seguida, aunque
también él ignoraba estas cosas. Muchas acciones y cosas Mías eran símbolos y de ellos Me servía para unir Cielo y tierra.

20) Cuando llegué el Jordán Me confundí con los demás, pero cuando quise volver, Juan Me entretuvo afectuosamente. Me declaró que su misión había terminado pero Yo le dije: "No todavía, Juan; debes dar testimonio de la Ley divina y dar la vida por el pueblo". Juan no entendió de inmediato, pero
después se persuadió de ello y Yo rogué al Padre para que su obra se llevara a cabo del modo establecido. Pero no fue ésta la primera oración que hice por Juan. Mi Espíritu lo seguía y lo guiaba desde que él saltó de gozo en el seno materno al saludo de Mi Madre.

21) Quiero hacerles una aclaración: Yo He alabado al Bautista, pero eso no significa que Me amó más que Mis Apóstoles, más que el otro Juan y que Yo prodigué más gracias al Bautista. El Evangelista Juan Me siguió, el hijo de Zacarías no. ¿Cómo pueden decir que es superior a los Santos que Yo He formado en la Nueva Alianza? Oh, niños ingratos, ¿qué no saben ni siquiera leer bien el Evangelio?

22) Cuánto daño se hacen a ustedes mismos y a los demás. Pero si no entienden que el Bautista, si bien fue muy grande, fue el más pequeño del Reino de los Cielos, al menos creerán que hacer de Embajador es mucho menos que hacer de Vicario. El que hace Mis veces es superior al que Me señala, ¿verdad? La dignidad de un Vicario Mío es ciertamente superior a la del querido Juan, hijo de Isabel. Juan es el último hombre que dio el Antiguo Testamento y es realmente el primero de todos en el reino de Israel.

23) Cumplida Mi vida en parte de lo que debía hacer en unión con Juan, se dirigió a los nuevos Andrés, Pedro, Santiago, Juan y los otros.

24) No quise Conmigo, en la intimidad, a los que estaban contaminados con el espíritu de la Sinagoga, porque debía hacer todo por fuera de ella. ¿Qué ayuda podía tener de tantos orgullosos?

25) Comencé a obrar justamente donde la sencillez era la norma, rehuyendo siempre las almas de los soberbios. Para pescar a los hombres, no se requiere tanto ser cultos, cuanto ser Mis amantes. Y es muy cierto que los mayores obstáculos a la expansión de Mi Reino están donde mayor es la cultura, acompañada o no de Mi Gracia. ¡Feliz Pedro, feliz Andrés y todos Mis Santos Apóstoles! Felices porque
conocieron la ciencia divina ignorando la humana. Y si bien Yo no condeno el ejercicio de la mente, cuando está dedicada a una buena causa intelectual, Me duele que usen aquel don para, muchas veces, desmenuzar Mi obra y ridiculizar Mi Iglesia.

26) Todos Mis Apóstoles, menos uno, eran sencillos y puedo asegurar que con ellos Mi Corazón estaba satisfecho. Trataban con ellos con plena familiaridad y recibía todas las confidencias que querían hacerme. Al igual que las palomas toman agua con su pico, los Apóstoles tomaban de Mí todo lo que necesitaban, permaneciendo cada vez más halagados, abandonando al fin todo por Mí.

27) Antes He hecho una excepción que vale la pena subrayar. Judas Iscariote no era sencillo y sin embargo lo escogí, lo llamé tal como llamo a todos los que desearía salvar. Efectivamente, no llamo en previsión de la aceptación que tendrá Mi llamada, porque en tal caso Mi amor no sería perfecto. Yo llamo porque quiero dar a todos Mi amor aun
cuando preveo la condenación de muchos. Pero por cada rechazo que recibo, estoy seguro que encontraré otro ofrecimiento.

28) He tratado a Judas con el mismo amor con que trataba a cualquiera de ellos; le di el poder de tener imperio sobre los demonios como a Mis demás Apóstoles; lo He mirado, no como a Mi delator y traidor, sino como al elegido de Mi Corazón, al alma por salvar.

29) ¿Quién puede decir que no lo amé? ¿Quién puede dudar que lo elegí para redimirlo y no para hacerme matar por él?

30) ¡Mis Amados Apóstoles! Todos Me fueron amados, a todos los amé y a todos los amo todavía, aun cuando ahora uno de ellos continúa odiándome en brazos de Satanás. Por eso, durante Mi vida mortal oré mucho por ellos, velé sobre sus almas, los instruí como una madre instruye a sus pequeños.
¡Felices los que saben imitarlos, que quieren ser instruidos por Mí, que no rehusan Mi Amor, que dejan sus cosas para seguirme! ¡Felices porque Me encontrarán a Mí lleno de comprensión, de atención, de alegría!… ¿Tendré que contentarme con seguidores tibios, almas desalentadas y pocos, muy pocos, que crean en Mis grandes ansias de bien para ustedes?

31) Al hablar de Mis Apóstoles de entonces, pienso en ustedes, los presentes. A todos se les ha concedido tener parte Conmigo. Puesto que en cada uno de los doce veía la multitud que los habría de seguir y por lo mismo amaba a los que había elegido con predilección infinita.

32) Fíjense en Pedro, por ejemplo y miren después de él, la hilera de Santos Pontífices que lo han seguido. Pues bien, por el pobre pescador, por la piedra que puse como fundamento de Mi amada Iglesia, He vivido días y noches de oración, de dedicación y de entrega. Sé muy bien lo que significa ser Mi Vicario, hacer Mis veces en medio, tomar
sobre sí la inmensa responsabilidad de custodiar Mi grey. Por eso di a Pedro grandes dones, le hice experimentar Mi Omnipotencia para que sus débiles fuerzas no fueran obstáculo a Mi obra.

33) También los demás tuvieron mucho amor por Mí y Juan fue el único de los doce que poseyó la virtud tan grata a Mí y que conservé, milagrosamente, en Mi Madre después de haberme engendrado; y precisamente por esa virtud dejé a Juan hacer Mis veces, con María, después de Mi muerte.

34) Son muchos los que no pueden entender esta preferencia Mía por los célibes, pero un día se verá cuánta sombra arroja en el alma la sensualidad… Les hago saber que, quien logra liberarse de la sensualidad por agradarme a Mí, tocará las cimas más elevadas que las que se conceden a los célibes… ¡Cuánta miseria, cuántas tristezas para los hombres, a causa del pecado de la impureza!

35) La principal razón por la cual Yo enseñé y enseño hoy el desprecio de las cosas mundanas, está en el peligro de que el hombre pueda perderse con el apego a ellas.

36) Hijos Míos casi al finalizar esta convivencia, esta
comunión con ustedes, debo asegurarles que He resuelto todas las cosas de Mi vida con la luz racional, si eran transitorias; y divina, si se trataba de cosas pertenecientes a Mi misión.

37) Pero todo estaba guiado por el Espíritu y todo lo resolvía en pleno acuerdo con Mi Padre. Su Voluntad es precepto de tranquilo crecimiento y todas las adversidades no deben ser entendidas como Voluntad absoluta del Padre, sino relativa. Efectivamente, los obstáculos naturales y
extranaturales no habían sido predispuestos por el Padre cuando los creó. Si subsisten, se debe ante todo al pecado de Adán y Eva y luego a sus mismos pecados. Por ello Mi Padre quiere las dificultades por Justicia, pero sobre todo por Misericordia.

38) El sentido práctico que se debe tener en tales circunstancias consiste en tomar de Mí cada cosa y, al mismo tiempo, remediar en lo posible las cosas adversas.

39) Recuerden que en la última cena dije a Judas que hiciera pronto lo que quería hacer. Le dije para salvarlo de las iras de sus hermanos, de Mis demás Apóstoles. Por tanto, por Misericordia. El estaba decidido, no se habría vuelto atrás, por lo cual lo más práctico era alejarlo del peligro de ser descubierto. Lo ayudé a escapar, eso es todo. ¿Podían suponerlo ustedes? ¡Ah, cuando conozcan este Corazón, qué
maravillas deberán hacer!

40) La otra cosa importante para vivir bien en la tierra es la buena voluntad. Pues para ésto les digo que Me imiten en ésta o aquella cosa que hice, ya que todas fueron de buena voluntad. Camino áspero es la adquisición del buen querer, pero después de muchas y prolongadas pruebas pueden tener la
buena voluntad que Yo deseo.

41) A todos ustedes, Mis amados, un triple abrazo, un beso fraterno y la invitación a meditar, con serenidad y humildad, Mis Palabras.

42) He querido relatarles en apretada síntesis, la vida del Hombre que nació, vivió, sufrió, murió y resucitó por ustedes, por cada uno en particular, no porque alguno lo merezca, sino por el inmenso amor al que mueven quienes hacen un sacrificio por estar Conmigo, por reunirse en Mi Nombre, por compartir con Mi Espíritu que los ha llamado, el amor y generosidad entre ustedes.

28-Mar-97 (Amanecer del Viernes Santo.)

43) Mi dulce niña, Me dices que tienes sueño, como rogando que te conceda un descanso… ¿Qué crees que han sido Mis noches pasadas insomne en unión con Mi Padre? Fueron noches de oración, de sufrimiento y también Yo quedaba cansado, créeme.

44) Si ahora te mantienen despierta Mis trabajos o lo que llamas tus achaques, agradéceme porque Me sirvo de ésto para volcar en ti y en muchos, ríos de luz, torrentes de Gracia.

45) ¿Tienes sueño? Sí, es un regalo Mío también el sueño. Anda, descansa un poquito, pero permanece despierta en Mí…

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com