Wednesday November 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
El Arca de la Nueva Alianza

  
LA GRAN CRUZADA DE LA MISERICORDIA
Jesús se presenta como quiere que se le conozca y lo que espera de nosotros.

Testimonio de Catalina
  


»  Prólogo

»  Introducción


LOS MENSAJES:

1 »  Tiempo de Misericordia

2 »  Tú Eres Libre de Elegir

3 »  Identifícate Conmigo

4 »  Sé Misericordioso y Ama

5 »  La Contemplación: Vida del Alma

6 »  Reconoce Tu Pecado para Obtener Misericordia

7 »  La Medalla del Apostolado de la Nueva Alianza

8 »  Pido que se Consagren a los Sagrados Corazones

8a »  ORACION:
Consagración a los Sagrados Corazones

9 »  Conozco los Incentivos Más Profundos del Corazón Humano

10 »  Esposas, Madres, Salven a Sus Familias

11 »  Apóstoles de la Nueva Alianza: Amen

12 »  Nueva Evangelización

13 »  Les Doy Mi Amor

14 »  Búsquen Primero el Reino de Dios

15 »  Permanezcan Cerca de Mí

16 »  Transforma Tu Sufrimiento en Alegría

17 »  La Oración Estremece Mi Corazón

18 »  No se Desanimen en las Dificultades

19 »  Sean Pacientes y Humildes

20 »  Sean Obedientes

21 »  Todo es Posible para el que Cree

22 »  Conoce el Verdadero Amor

23 »  Amame sobre Todo

23a »  Oración: Amame sobre Todo

24 »  Unanse a Mi Corazón Eucarístico

25 »  El que Ha Recibido Mi Perdon, Olvide Su Pecado

26a »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 1 de 4

26b »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 2 de 4

26c »  Dios es Introducido en la Humanidad a Través de María Parte 3 de 4

26d »  Dios es Introducido en la Humanidad a Traves de María Parte 4 de 4

27a »  La Semilla Indestructible de Mi Palabra Parte 1 de 2

27b »  La Semilla Indestructible de Mi Palabra Parte 2 de 2

28 »  Escucha a Mi Iglesia y Obedécela

29 »  José, Patrono de la Buena Muerte

30 »  Jesús Jardinero

31 »  Renunciar al Mundo

32 »  Sé Mi Samaritano

33 »  Bienaventurados los Pobres de Espíritu

34 »  Venzan al Tentador

35 »  El Señor a Su Madre

36 »  Sé Auténtico

37 »  La Dignidad que Yo les Confiero

38 »  Las Espinas Son Parte de la Flor y el Fruto

39 »  Aprende a Hacer Mi Voluntad

40 »  El Nombre de Mi Madre

41 »  Mi Divino Querer

42 »  Abandonen la Infancia Espiritual

43 »  Tu Alma es una Pequeña Estrella

44 »  El Elegido Debe Actuar Conmigo

45 »  Trato al Alma con Extrema Destreza

46 »  El Arcángel San Gabriel

47 »  Quiero Estar Entre Ustedes, No en Altares Llenos de Polvo

48 »  La Noche de Belén

49 »  María Participa de Mi Divinidad

50 »  Ardan con el Fuego que Quiero Darles

51 »  Yo Soy la Resurrección y la Vida

52 »  Me Agrada Quien Persevera en la Oración

53 »  Ora por Quienes Te Dañan

54 »  Mi Escuela

55 »  He Puesto Mis Ojos en Ti

56 »  Mi Amor Divino se Abaja a Hablarles

57 »  Yo Soy el Pan de Vida

58 »  Yo Cultivo Su Terreno y lo Limpio de Malezas

59 »  Santa Locura el Recibir una Bofetada y Presentar la Otra Mejilla

60 »  El Mérito lo Doy Yo

61 »  La Eucaristía, Sacramento de Mi Amor

62 »  El Paraíso Es Vuestra Meta

63 »  Oren por las Almas del Purgatorio

64 »  Oren con Humildad

65 »  ¡Crean en Mí y Satanás Será Derrotado!

66 »  Quiero que Todos Me Reconozcan como Madre

67 »  Quiero Salvarte

68 »  La Cruz Prepara Su Salvación

69 »  El Grano de Trigo Debe Germinar

70 »  Mi Querer y Mi Pensamiento Son Mis Leyes

71 »  Acepta con Amor lo que Te Doy

72 »  Yo Hago de Imán en Tus Adversidades, Sígueme

73 »  Quien Me Sigue No se Equivoca, lo Preservaré del Engaño

74 »  Mi Madre: Coronada de Gloria

75 »  Yo Cultivo con Cuidado Amoroso Mi Jardín

76 »  Yo Acaricio Tu Alma

77 »  Vengan a Mi Corazón Deseoso de Ustedes

78 »  Soy Mendigo de Corazones

79 »  El Amor es Su Bien Presente y Futuro

80 »  El Getsemaní es un Océano de Caridad

81 »  El Amor de Dios lo Movió a Hacerse Criatura de Sus Criaturas

82 »  Angeles, Acudan y Defiendan a los que Me Aman

83 »  Yo Estoy Sobre Todos Tus Afanes

84 »  Yo Soy el Mar, Ustedes los Granos de Arena

85 »  Quien Me Sigue No Camina en Tinieblas

86 »  Elegidos, Aférrense a la Mano de Mi Madre

87 »  Yo Soy la Vid, Ustedes los Sarmientos

88 »  Quiero Vivir en el Hombre

89 »  Debo Hacer un Gran Fuego y Quiero Servirme de Ti

90 »  Jesús Hace Ricos a los Que Se Reconocen Pobres

91 »  Yo Soy el Buen Pastor

92 »  No Quedaré Insensible a Sus Reclamos

93 »  Soy Yo El Que Te Estrecha a Mí

94 »  Yo Soy el Perdón, Quiero Verlos Limpios

95 »  Judas Podía Salvarse Si Hubiese Creido en Mi Amor Misericordioso

96 »  El Desapego de las Cosas Habilita para Amar a Dios

97 »  Pocas Almas se Compadecen de Mi Agonía

98 »  La Humildad es un Acto Interior de Sumisión

99 »  Mi Corazón: Horno Ardiente de Amor

100 »  Han Nacido de Mí y a Mí Deben Retornar

101 »  Que el Amor Encienda la Llama en Ti

102 »  Quiero Poner en Ti Fuego de Caridad

103 »  El Santiguarse Es un Acto de Fe y de Amor

104 »  Permanezcan Commigo, Oraremos Juntos

105 »  Mi Iglesia Es Testigo de Mi Evangelio

106 »  Alivia Mis Sufrimientos

107 »  Mi Doctrina Es Santa, Mi Yugo Es Suave

108 »  Cuando Yo Haga de Ustedes la Violeta, el Lirio, la Rosa que Quiero

109 »  Miren con Afecto al Crucifijo

110 »  Dirígete Siempre con el Corazón y la Mente a Mí

111 »  Espero que Todos Vengan Junto a Mi Jesús

112 »  Lo que Es para los Hombres Estimable, Es Abominable ante Dios

113 »  Todos Tropezarán Conmigo

114 »  ¡Madre de Jesús: Dios Sea Bendito! ¡Jesús: María Sea Bendita!

115 »  Persigue Tenazmente la Belleza de Amar

116 »  Con la Oración se Adquiere el Espíritu de Penitencia

117 »  Vigilia de Pentecostés

118 »  Por Ustedes Accedí de Corazón a Hacerme Víctima

119 »  Permanezcan Lejos de Toda Ofensa Contra Mí

120 »  Desde la Hostia los Miro con Amor

121 »  No Teman ante las Dificultades

122 »  Conmigo Tendrán Todo lo que Yo Poseo

123 »  Aprecio la Humildad

124 »  En el Sufrimiento el Amor por Mí Crece, a Medida que Creen

125 »  Toda Muerte Lleva Consigo el Gérmen de Otra Vida

126 »  La Sangre de los Mártires Fue Semilla Fecunda

127 »  Los Ilumino Siempre, Aun Cuando No lo Advierten

128 »  Soy la Luz del Padre

129 »  Les Ofrezco el Refugio de Mi Corazón

130 »  El Camino Es la Renuncia a los Atractivos

131 »  Te Elegí y Ahora Eres Mío

132 »  Ser Pastor Significa una Sola Cosa: Dar la Vida

133 »  Entréguenme Su Absoluta Confianza

134 »  Soy Auxilio de Todos los Cristianos

135 »  El Unico Nombre que Merece Ser Invocado y Amado Es el de Jesús

136 »  Fiesta de la Santísima Trinidad

137 »  María Engendró No Solo al Hombre, Sino También a Su Dios

138 »  Vengan a Mí, Hay Consuelo para Todos

139 »  Te He Elegido Desde la Eternidad

140 »  Con la Eucaristía Háganse Faros de Luz de Mi Pueblo

141 »  Soy Alimento para Sus Almas, Soy Verdad para Sus Mentes

142 »  Mi Presencia en la Hostia Consagrada Es el Acto Más Grande de Misericordia

143 »  Ninguna Cruz Llevada con Amor Merecerá Desprecio

144 »  Muchas Cruces Son Hechura de Ustedes Mismos

145 »  Felíz el Alma que Quiera Completar Mi Pasión

146 »  Felíz el Alma que Quiera Completar Mi Pasión

147 »  Amar No Es Encerrarse en el Círculo de los Propios Sentimientos

148 »  Mi Lenguaje Cansa a los Egoístas

149 »  Son Pocos los Corazones Sinceros Conmigo

150 »  El Sufrimiento los Prepara al Gozo Eterno del Mañana

151 »  Oh, Si Supieran lo que Les Ha Preparado Su Señor! Parte 1

152 »  Derramo Torrentes de Luz y Amor Sobre Ustedes

153 »  Día del Sagrado Corazón de Jesús

154 »  Las Llamas del Amor Misericordioso

 

» Prólogo

Autor: Catalina Rivas | Fuente: www.LoveAndMercy.org  

Una de las inquietudes del hombre creyente de hoy es ciertamente la de preguntarse si el Señor sigue hablando a la humanidad; si es que Dios terminó de hablar o es que se necesitan más revelaciones para orientar a nuestro mundo. Lo cierto es que los hombres necesitan en todas las épocas un lenguaje nuevo que les recuerde determinados contenidos de
nuestra fe para refrescar su conocimiento relacionado a Jesús.

Tanto el hombre de ayer como el de hoy está viviendo una situación de desconcierto y abandono de fe a nivel mundial. Si es cierto que el hambre material ha sido siempre un fenómeno que ha caracterizado toda época, igualmente el problema del hambre espiritual está tocando más que nunca la
conciencia y el corazón de los hombres de toda cultura, de toda raza y de todo nivel social.

Si el Señor se materializara hoy tal vez tendría la misma impresión y expresión que tuvo hace dos mil años ante la multitud: "Sintió compasión de ellos porque estaban como ovejas que no tienen pastor." (Marcos 6, 34). Parece que las ovejas, dispersas por las distintas partes del mundo, han dejado de escuchar la voz del Pastor. Por consiguiente, son
muchas las abandonadas, las que padecen hambre, las que lloran porque nadie las atiende, las que son heridas; muchas se encuentran en el fondo de los precipicios, en la oscuridad, sin que álguien pueda darles esperanzas. Todas, de alguna manera, gritan y suplican al Pastor para que no se canse de buscarlas y las devuelva al rebaño.

Tenemos la impresión que la humanidad se encuentra frente a un fuerte apagón respecto de los valores y respecto a la dimensión del más allá. La 'luz' opaca del progreso técnico, económico, de los medios de comunicación social, del bienestar, del dinero, de la diversión, de la seguridad, han
contribuido al crecimiento de la indiferencia frente a la Luz verdadera que debía brillar. "La Luz vino a su propia casa pero los suyos no la recibieron." (Juan 1, 11).

Muchas falsas luces opacas han ofuscado la dirección y el gérmen de eternidad sepultado en todo ser humano. Nuestra cultura, en sus declaraciones y manifestaciones, está organizada para ofrecer un planteamiento que directamente prescinde de Dios; los ídolos de nuestra cultura, con todas sus expresiones de toque materialista, manifiestan
síntomas de una humanidad que está perdiendo de vista a su Bien Supremo, sustituyéndolo con los 'bienes' que derivan de su ingenio, inteligencia, opulencia y seguridad.

Es necesario preguntarnos, con el Evangelio en las manos, si es que la 'cizaña' ha ahogado la buena semilla; si la semilla de la Palabra de Dios sigue aprisionada entre los espinos o si de veras ha sido arrebatada por las 'aves inescrupulosas'. ¡Cuán pocas semillas cayeron en buen terreno y lograron producir frutos! (Cf. Lucas 8, 5-15). Con mucha razón el Señor nos denuncia que buena parte de esa semilla de la Palabra sembrada por El ha sido ahogada por las preocupaciones de las riquezas y placeres de la vida
(Lucas 8, 14). Los hombres, atormentados por sus esclavitudes y afán de bienestar, confundidos por las ideologías que los hombres inventan, ya no pueden dar cabida a la Palabra.

Hemos de reconocer que, a pesar de tanta infidelidad de los hombres, el Señor —como ayer— sigue sembrando Su Palabra. Los terrenos son siempre variados: pedregosos, espinosos, asolados, expuestos para ser pisados, terrenos fríos y,
finalmente, terrenos fértiles que reúnen las condiciones para acoger la semilla.

El Señor no se resigna a que sus criaturas se aparten de El. Desde siempre está llamando al hombre —Su obra maestra— para reunirlo desde todos los confines y ofrecerle la vida en plenitud. En verdad, gran parte de la humanidad ha quedado
hechizada por los avances vertiginosos de la ténica;
expectadora y artífice a la vez de nuevos artefactos, desde la computadora hasta las innovaciones más sofisticadas de la ciencia, está corriendo incansablemente hacia la afirmación de la autosuficiencia, desalojando el campo de la fe para
instalar la razón como único recurso.

Es así como la
sociedad, empapada de materialismo y ateísmo práctico, no puede ya abrirse a la trascendencia, no tiene tiempo para escuchar la voz de Dios que habla desde lo más profundo; tampoco tiene tiempo para buscar la Luz. Su paraíso terreno es el obstinado objetivo de su vida; se lo ve abierto a las fábulas y a las doctrinas llamativas que hacen arrinconar el
rostro del Dios verdadero.

Los escritos que siguen son la misma voz de Dios que habla, con un corazón de Padre, a todos los hombres de buena voluntad que, entusiasmados por el Evangelio, miran con esperanza el futuro. En todo lo que encontraremos no hay nada de novedad respecto a la Palabra Eterna del Evangelio. El discurso de Jesús vuelve a reiterar la exigencia del
amor, de la fe, la observancia de los Mandamientos, la paz y la unidad entre los hombres.

El Señor ha estado hablando a una elegida suya y le ha pedido que extendiera lo que El mismo le ha ido dictando para que Su amor misericordioso vuelva a convivir en las mesas de los creyentes. El contenido que encontramos en estos escritos es como una campana que vuelve a tocar armoniosamente las notas del amor misericordioso.

En algún momento exhorta, en otro suplica; luego, su invitación afectuosa llama al abrazo fraterno que pasa por la oración, por la vivencia de los sacramentos y de la
Eucaristía, por la devoción hacia su querida Madre. Todo su discurso repica sobre estos elementos de la fe tradicional llamándonos a jugar bien nuestra última carta.

Todo aquello que tú, querido hermano, encuentres en estas páginas, es la misma palabra dulce de Dios Padre, de Jesús, de la Virgen —nuestra Madre— que expresan en tonos distintos su preocupación de reconducir a todos hacia el cielo, la
Patria que ha sido destinada a cada uno de nosotros.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com