Sunday October 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES DE AQUI Y DE ALLA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  La devoción a los Angeles

3»  Experiencias de Angeles

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


4» Más experiencias

a»  San Juan Bosco

b»  Padre Lamy

c»  Jose María Escrivá


5» Testimonios recientes

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3

»  Parte 4

»  Parte 5

»  Parte 6


6»  Ángeles del más allá

»  Niños - Parte 1

»  Niños - Parte 2

»  Niños - Parte 3

»  Niños - Parte 4

»  Niños - Parte 5

»  Adultos - Parte 1

»  Adultos - Parte 2

»  Adultos - Parte 3


7»  Ángeles en el purgatorio

8»  Ángeles del cielo

»  Parte 1

»  Parte 2

9»  Recomendaciones prácticas

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


10» Oraciones

a»  Oración

b»  Oración

c»  Oración

d»  Oración

e»  Oración

f»  Oración

g»  Oración

h»  Oración


11»  Consagracion a todos los angeles

12»  Conclusión

13»  Bibliografía

 

9» Recomendaciones Prácticas
Parte 2

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Procura ser delicado y atento con tu ángel. Al levantarte por la mañana, dale los buenos días a Jesús, a María y a tu ángel custodio, que ha estado toda la noche a tu lado y ha estado orando por ti.

De vez en cuando, dale la alegría de ofrecerle alguna flor espiritual: un sacrificio, el rezo del rosario, hacer un pequeño servicio... También puedes ofrecer alguna misa o comunión en su honor y en honor de todos los ángeles de tus antepasados, que son parte de tu familia.

Puedes pedirle al ángel que visite a tus familiares ausentes para darles un mensaje o su bendición.

Cuando estén enfermos, que vaya a su cabecera y se preocupe de que todo vaya bien.

Incluso puedes pedirle que se asocie a todos los ángeles de la familia para que ayuden al enfermo, especialmente, cuando lo estén operando o cuando se encuentre en algún momento de peligro o dificultad.

Siempre es bueno que, al hablar con alguien, pensemos en su ángel y lo saludemos, pues, aunque la persona no sea muy buena, su ángel sí lo es.

Cuando vayas de viaje, invoca al ángel del chofer y de los compañeros de viaje para que todo vaya bien y alejen todo poder del maligno.

Si eres profesor, invoca al ángel de tus alumnos. Si vas a dar una charla, homilía o conferencia, invoca a los ángeles de los asistentes.

También puedes decirle a tu ángel que todos los días ofrezca tu corazón a Jesús por María para que te lo purifique y lo haga cada día más puro y bello.

Es bueno también recitarle frecuentemente la oración del ángel de la guarda.

Cuando vayas a hacer algún trabajo, pídele que te ayude para que lo puedas hacer pronto y bien.

Hazlo todo en unión con tu ángel. Él te enseñará a amar cada día más a Jesús y a María. Él te sugerirá ir a visitar a Jesús sacramentado e ir frecuentemente a misa. Escúchalo.

Son muchas las bendiciones que te pierdes por no seguir sus inspiraciones.

Cuando tengas tentaciones, pídele ayuda; cuando tengas miedo, pídele que te dé paz. Recuerda siempre que nunca estás solo, que tienes un ángel bueno que siempre te acompaña.

Y que, aunque lo envíes a visitar a algún familiar, él no te deja solo; pues, desde cualquier parte del mundo, estará pendiente de ti.

Además, entre los ángeles hay amor y se ayudan mutuamente.

Por eso, debes ser amigo de todos los ángeles de tus amigos y familiares e, incluso, de todos los ángeles que existen en el universo. Todos deben ser tus amigos.

¿Por qué no te consagras a ellos?

Simplemente, puedes decir:

Dios mío, por medio de María, quiero pedirte que me concedas la gracia de ser amigo y hermano de todos los ángeles del universo. Úneme a ellos para que todos tengan mi nombre escrito en su corazón y te adoren, te amen y te sirvan en mi nombre.

Yo, por mi parte, te ofrezco todas mis oraciones y buenas obras para tu gloria y tu alabanza.

Jesús, cúbrenos con tu sangre bendita y haz realidad nuestra unión y amistad para siempre
.

Amén.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com