Thursday March 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES DE AQUI Y DE ALLA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  La devoción a los Angeles

3»  Experiencias de Angeles

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


4» Más experiencias

a»  San Juan Bosco

b»  Padre Lamy

c»  Jose María Escrivá


5» Testimonios recientes

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3

»  Parte 4

»  Parte 5

»  Parte 6


6»  Ángeles del más allá

»  Niños - Parte 1

»  Niños - Parte 2

»  Niños - Parte 3

»  Niños - Parte 4

»  Niños - Parte 5

»  Adultos - Parte 1

»  Adultos - Parte 2

»  Adultos - Parte 3


7»  Ángeles en el purgatorio

8»  Ángeles del cielo

»  Parte 1

»  Parte 2

9»  Recomendaciones prácticas

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


10» Oraciones

a»  Oración

b»  Oración

c»  Oración

d»  Oración

e»  Oración

f»  Oración

g»  Oración

h»  Oración


11»  Consagracion a todos los angeles

12»  Conclusión

13»  Bibliografía

 

3» Experiencias de ángeles
Parte 2

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

  • La venerable Oringa se extravió una vez a la caída de la noche y caminaba al azar a través de los campos.

    Ella se encomendó a Dios y a los ángeles. De pronto, se encontró en un gran prado, bordeado de grandes árboles. La luna lucía hermosa y las estrellas brillaban en el cielo.

    Entonces, se sentó para disfrutar de aquella escena nocturna y esperar la llegada de la aurora.

    En ese momento, se le acercó una hermosa liebre y comenzó a saltar junto a ella con confianza, demostrándole afecto y alegría. La liebre se dejaba acariciar por ella. Y así pasó la noche, tranquila y feliz.

    Al amanecer, quiso continuar su camino y la misteriosa liebre marchó delante de ella como señalándole el camino. así pudo tomar la ruta correcta, desapareciendo la liebre, enviada por Dios12.
  • A Sor Marie du Christ (1907-1973) se le presentaba como una águila que la llevaba en bilocación en sus viajes lejanos.

    A Ana Ebele (1917-1985), joven alemana, se le presentaba como un pajarito que se posaba familiarmente en su espalda. En las apariciones en Zeitum, Egipto, entre 1968 y 1970, en ocasiones se veía a la Virgen rodeada de palomas gigantes luminosas, que todos creyeron que eran ángeles13.
  • San Luis Gonzaga (+1591), el santo jesuita que murió a los 23 años y es llamado joven angelical, por su gran devoción a los ángeles y por su pureza, la virtud angelical, escribió un librito, titulado Meditaciones sobre los ángeles.

    Uno de los sucesos que le hizo sentir un gran amor por su ángel custodio ocurrió, cuando iba de viaje con un grupo de gente.

    Al llegar a un río, estaba tan crecido por las continuas lluvias que él mismo los desalentó a pasar, porque era muy peligroso. Pero, casi al momento, vieron todos a un hombre, que parecía un pescador, que pasaba tranquilamente por un lugar cercano.

    Se dirigieron allá y el mismo Luis Gonzaga los animó a pasar, pasando todos sin dificultad, a pesar de que el río era muy crecido.

    Como no encontraron al pescador, pues había desaparecido de modo misterioso, todos creyeron que se trataba de un ángel, que les había señalado el lugar para pasar o que les había facilitado milagrosamente el paso sin peligro alguno
    14.

12 Varios, Le ciel parmi nous, o.c., p. 157.
13 Stanzione Marcello, Gli angeli dei mistici, Ed. Segno, 2007, p. 12.
14 Introducción al libro Meditation sur les saint anges de Saint Louis Gonzague, Ed. Bénédictines,
2006, p. 6

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com